Martes 19/09/2017. Actualizado 16:50h

·Publicidad·

Vaticano

El Jefe de Prensa de la Santa Sede, Federico Lombardi, anuncia que el Papa "está dispuesto a nuevos encuentros con las víctimas"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En sus últimas reflexiones sobre los casos de pederastia producidos por sacerdotes y religiosos, el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi, afirma que "hay que seguir buscando la verdad y la paz para los ofendidos", porque las heridas provocadas en esas personas "siguen abiertas". Añade que "en el contexto de atención a las víctimas, el Papa está dispuesto a nuevos encuentros con ellas".

Lombardi añade que esos encuentros se deben producir en "un camino que para tener efectos profundos debe llevarse a cabo, todavía más, en el respeto de las personas, y en búsqueda de la paz".

El jefe de prensa del Papa entiende que "muchas víctimas no buscan un resarcimiento económico sino una ayuda interior, un juicio acerca de su dolorosa vivencia personal. Todavía queda algo por entender realmente. Probablemente debemos tener una experiencia más profunda de los hechos que han marcado tan negativamente la vida de las personas, de la Iglesia y de la sociedad. Un ejemplo, en ámbito colectivo, son el odio y la violencia de los conflictos entre los pueblos, que resultan tan difíciles de superar para una reconciliación verdadera".

Considera que "los abusos hieren a nivel personal profundo. Por eso han hecho muy bien los episcopados que valerosamente han reemprendido el establecimiento de modos y lugares para que las víctimas puedan expresarse libremente y ser escuchadas, sin dar por descontado que el problema estuviera ya afrontado y superado gracias a los centros de escucha instituidos hace tiempo, al igual que aquellos episcopados u obispos que con trato paternal prestan atención espiritual, litúrgica y humana a las víctimas".

Federico Lombardi insiste en que "mientras la ley civil interviene con normas generales (contra los culpables), la canónica debe tener en cuenta la particular gravedad moral de la traición de la confianza depositada en las personas con responsabilidad en la comunidad eclesial y de la flagrante contradicción con la conducta que deberían testimoniar. En este sentido, la transparencia y el rigor se imponen como exigencias urgentes de un testimonio de gobierno sabio y justo de la Iglesia".

También se refiera a la "formación y selección de los candidatos al sacerdocio, y más en general del personal de las instituciones educativas y pastorales" que "son las premisas para la prevención eficaz de posibles abusos. Conquistar una sana madurez de la personalidad, también desde el punto de vista de la sexualidad, ha sido siempre un reto difícil, pero hoy lo es todavía más, aunque los mejores conocimientos psicológicos y médicos representan una gran ayuda en la formación espiritual y moral. Alguno ha observado que la mayor frecuencia de los abusos se ha verificado en el período más álgido de la "revolución sexual" de los decenios pasados".

 

 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·