Lunes 27/02/2017. Actualizado 01:30h

·Publicidad·

Vaticano

El Papa pide "perdón insistentemente" a las personas afectadas por los casos de abusos de sacerdotes a menores

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Papa puso este viernes un broche de oro al año en el que ha animado a "comprender de nuevo la grandeza y la belleza del ministerio sacerdotal". Quiso pedir "perdón insistentemente a Dios y a las personas afectadas" por los abusos a menores.

Ante unos 15.000 sacerdotes de todo el mundo, quiso prometer "que queremos hacer todo lo posible para que semejante abuso no vuelva a suceder jamás". A la Iglesia entera le pidió "acompañar aún más a los sacerdotes en su camino". Recordó que el sacerdocio no es un simple "oficio", sino un sacramento".

Como solución para evitar los casos de abusos Benedicto XVI señaló hacer "todo lo posible para examinar la autenticidad de la vocación en la admisión al ministerio sacerdotal y en la formación que prepara al mismo".

Definió a los sacerdotes como "personas que, en comunión con el amor de Dios por los hombres, cuidemos de ellos, les hagamos experimentar en lo concreto esta atención de Dios". El Papa presidió en la Plaza de San Pedro una concelebración eucarística de clausura del Año Sacerdotal, convocado en el 150 aniversario de la muerte de San Juan María Vianney, "el Santo Cura de Ars".

Junto a los cardenales y obispos de la Curia Romana, concelebraron más de 15.000 sacerdotes procedentes de todo el mundo. El Santo Padre consagró el vino utilizando el mismo cáliz de San Juan María Vianney, custodiado en Ars.