Miércoles 20/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

El Papa anima a los católicos a estar en los medios, en la política, la magistratura y la universidad para evangelizar la sociedad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Benedicto XVI recordó este viernes a los obispos escoceses la necesidad de que los laicos commprendan adecuadamente su "vocación específica", establecida en el Concilio Vaticano II y animó a los católicos a estar presentes en los medios de comunicación, en la política, la magistratura, los ambientes profesionales y las universidades. "En cualquier lugar donde los fieles laicos vivan su vocación bautismal, familia, casa, trabajo, participan activamente en la misión de la Iglesia de santificar el mundo. Centrándose en el apostolado laico, la tarea de evangelización de la sociedad recibirá un nuevo impulso", añadió.

El Pontífice recordó a los obispos de Escocia que la tarea de los laicos requiere "una disposición para afrontar con firmeza los retos de la creciente ola de secularismo" del país, y denunció que el "apoyo a la eutanasia socava en lo más profundo la concepción cristiana de la dignidad de la vida humana. Los últimos supuestos de la ética médica y algunas prácticas en el ámbito de la embriología son causa de gran preocupación".

Alertó de que "si la enseñanza de la Iglesia se viese comprometida, en lo más mínimo, en un sector come ese, sería muy difícil defender la plenitud de la doctrina católica en su integridad. Los pastores de la Iglesia deben, por tanto, llamar constantemente a los fieles a la completa fidelidad al magisterio de la Iglesia y al mismo tiempo apoyar y defender el derecho de la Iglesia a vivir libremente en la sociedad de acuerdo con sus creencias".

La Iglesia, prosiguió Benedicto XVI, "brinda al mundo una concepción positiva y elevada de la vida humana, de la belleza del matrimonio y de la alegría de la paternidad y la maternidad. Aseguraos, dijo, de que esta enseñanza se presente siempre como el mensaje de esperanza que es. Demasiado a menudo, la doctrina de la Iglesia se percibe como una serie de prohibiciones y posturas retrógradas, cuando en realidad sabemos que es creativa, portadora de vida y apunta a la plena realización del gran potencial para el bien y la felicidad que Dios puso en cada uno de nosotros".

 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·