Jueves 25/05/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

El Papa recibe al cardenal Rouco a las puertas de la aprobación de las leyes del aborto y libertad religiosa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Benedicto XVI recibió este lunes en audiencia al cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco, nueve días después de la multitudinaria manifestación de Madrid contra la ley de plazos del aborto y a pocas semanas de que el Gobierno emprenda la reforma de la Ley de Libertad Religiosa, que el Ejecutivo quiere aprobar antes de final de año.

Aunque los obispos no acudieron a la marcha por la vida, la mujer y la maternidad el pasado 17 de octubre, para ceder protagonismo a los ciudadanos, sin duda su papel fue fundamental en el éxito de convocatoria. La Conferencia Episcopal por un lado, y cada prelado en su diócesis, animaron a los católicos a asistir a la manifestación que consideraban "legítima y conveniente" porque ley de plazos, explicaron, "supone un serio retroceso en la protección del derecho a la vida de los que van a nacer y un abandono de las madres gestantes“.

Otro de los temas que preocupan en la Iglesia española, aunque oficialmente consideran que no puede afectarle de ninguna manera, es la reforma de la Ley de Libertad Religiosa. El motivo es que algunos sectores del PSOE y del Gobierno quieren acabar con los Acuerdos Iglesia -Estado, legislación que obliga a la colaboración del Estado español con la Iglesia.

 

La visita del arzobispo de Madrid al Vaticano, es la pimera que se produce desde la llegada a Madrid del nuevo nuncio, Renzo Fratini, a quien tocará acelerar los nombramientos de obispos para las sedes vacantes o cuyos titulares han superado los 75 años: entre ellas las diócesis de San Sebastián, Oviedo, Valladolid o Córdoba. Por otro lado, necesitan igualmente ser sucedidos, los prelados que ya han presentado su renuncia al Papa por haber cumplido los 75 años. En esta situación se encuentran los obispos de San Sebastián, Sigüenza - Guadalajara, Tuy-Vigo o Sevilla.