Lunes 01/05/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Habla también de las críticas que recibe el Santo Padre

El Papa confiesa al anterior General de los Jesuitas: “Pido a Dios que me lleve cuando los cambios sean irreversibles”

Adolfo Nicolás recuerda sus conversaciones con Francisco en un documento que publica la revista Mensajero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El que fuera superior general de la Compañía de Jesús (2008-2016), Adolfo Nicolás,  relata anécdotas y diálogos con el Pontífice, repasando diversas cuestiones de actualidad como la reforma de la curia romana, la migración o el sacerdocio.

Portada de la revista Mensajero. Portada de la revista Mensajero.

El que fuera hasta el pasado mes de octubre superior general de la Compañía de Jesús, el palentino Adolfo Nicolás Pachón SJ, ha puesto por escrito los recuerdos que guarda de sus encuentros con el Papa Francisco desde el nombramiento de este último en 2013.

En un extenso documento que la revista Mensajero publica en dos entregas, en los números de abril y mayo, el padre Nicolás se refiere a la manera en que el Papa Francisco aborda cuestiones como la reforma de la curia romana: “Quiere hacerlo en las líneas más netamente evangélicas de que es capaz”.

Nicolás también se refiere a lo que habla Francisco sobre la vocación sacerdotal: “No es una casta privilegiada, sino alguien, cuya preocupación central es el sufrimiento de los otros”.

Sobre los migrantes, “el Papa está preocupado con la calidad de nuestro humanismo” y respecto al servicio pastoral, “este es el punto fuerte del Papa Francisco”.

El sacerdote jesuita Adolfo Nicolás afirma que siempre ha tenido la impresión de encontrase ante  “un hombre cercano, sincero, para quien el Evangelio, y no la norma, era la última palabra”.

Críticas al Papa  

Respecto a las críticas que recibe el Papa, Nicolás relata que este en una ocasión le confesó: “Me critican, primero, porque no hablo suficientemente como Pontífice (y todos sabemos que ha evitado siempre juzgar a los demás, por mucho que la sociedad ha considerado que algunas personas estaban ya “juzgadas y condenadas”) y, segundo, porque no actúo como un Rey”.  

La carta está llena de anécdotas: una conversación por teléfono que demuestra que la decisión de quedarse a residir en Santa Marta ―renunciando al palacio apostólico― fue tomada en el último momento; comentarios del Papa reconociendo su carácter adusto en el pasado; respuestas ingeniosas para afrontar con humor preguntas difíciles, etc.

Respecto al interrogante sobre cuánto tiempo puede durar el papado de Francisco, Adolfo Nicolás SJ recuerda que, cuando conversaron sobre su propia renuncia como superior general de los jesuitas, el Papa le dijo que tenía intención de “tomar en serio el desafío de Benedicto”.

Sin embargo, unos meses más tarde, Francisco le confesó lo siguiente: “Le pido al Buen Dios que me lleve, cuando los cambios sean irreversibles”.

Adolfo Nicolás SJ fue prepósito general de la Compañía de Jesús entre 2008 y 2016. Al ser aceptada su renuncia por la Congregación General 36 pasó unos meses en España. En febrero de 2017 regresó a Filipinas, donde estaba destinado cuando fue elegido superior general.