Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Papa Francisco: "Dios no se cansa de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de querer su perdón"

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ante una Plaza de San Pedro abarrotada, el Papa Francisco ha saludado a los fieles desde la ventana de los que serán sus aposentos para compartir con ellos el rezo del Ángelus. El mensaje, enlazado con el evangelio de la mujer adúltera, es la infinita paciencia de Dios con su misericordia. "Dios no se cansa de perdonar pero nosotros sí nos cansamos de pedir su perdón".

Ante una emocionada plaza de San Pedro que, como él mismo ha dicho, "tiene la dimensión de todo el mundo", el Papa Francisco ha pronunciado su primer discurso antes del rezo del Ángelus desde la ventana de los apartamentos pontificios donde tantos domingos lo veremos.

Si estos días decía a los fieles que el que no reza a Dios, reza al Diablo y que él querría una Iglesia pobre y para los pobres, hoy les ha recordado la infinita misericordia de Dios. Lo ha hecho planteando una imagen: la de un Dios con una paciencia ilimitada para el perdón. Pero ha puesto el énfasis en la responsabilidad de los creyentes: "Dios no se cansa nunca de perdonar, pero somos nosotros los que nos cansamos de querer su perdón".

Estas palabras las ha pronunciado tras recordar el evangelio del día, el de la mujer adúltera. Jesús le ofrece "Palabras de amor y de misericordia que invitan a la conversión", ha dicho el Papa Francisco en este quinto domingo de Cuaresma.

"Dios comprende, atiende, no se cansa de perdonar", ha explicado, y ha recordado al salmista cuando afirma que "grande es la misericordia del Señor". Por eso ha pedido que "no nos cansemos" más de ser perdonados, de pedir perdón. Para ilustrar esta misericordia de Dios ha recordado una escena que vivió recién nombrado obispo. Una mujer mayor le pedía confesarse cuando él ya se había levantado. Él le dijo que no tendría nada de qué confesarse. La mujer le explicó que todos tenemos materia de confesión pero que sabía que Dios solo podía existir si era misericordioso. Ha bromeado con el saber teológico de esta mujer sin haber ido a la Gregoriana.

Otra de sus habituales bromas: ha mencionado un libro del cardenal Kasper, al que se ha referido como un gran teólogo, y después ha dicho que nadie pensase que hacía especial publicidad. De nuevo, el Papa Francisco se ha movido como pez en el agua sin papeles. Es más, cuando ha tenido que consultarlos ha sido cuando se ha visto algo más azorado.

Para terminar, ha rezado el Ángelus en latín y ha bendecido al pueblo, a quien ha pedido que recen por él. Después se ha referido a los peregrinos en lengua italiana. Les ha recordado que ha elegido el nombre del patrono de Italia, San Francisco de Asís, que su familia también es de origen italiano y que él ya tiene aquí una nueva familia. Como solía hacer Benedicto XVI, también se ha referido a las muchas personas que lo siguen por los medios de comunicación.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·