Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

La Santa Sede destaca su labor pero investigará la actual crisis de gobierno

La Orden de Malta en España reitera su fidelidad a la Iglesia pero apoya la decisión de no cooperar con el Vaticano

Defiende la determinación del Gran Maestre de Roma de sustituir al Canciller por distribuir preservativos en el Tercer Mundo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pasado 6 de diciembre, el Gran Maestre de la Orden de Malta Frey Matthew Festing pidió al Gran Canciller, Albrecht Freiherr von Boeselager, que dimitiera por abuso de autoridad al promover la distribución de preservativos y anticonceptivos en países del Tercer Mundo. Boeselager no solo no dimitió, sino que pidió ayuda a la Secretaria de Estado del Vaticano.

El Gran Maestre de la Orden de Malta, Frey Matthew Festing, ante el cuerpo diplomático para la audiencia de principios de Año Nuevo. El Gran Maestre de la Orden de Malta, Frey Matthew Festing, ante el cuerpo diplomático para la audiencia de principios de Año Nuevo.

“A pesar del voto de obediencia que lo obliga a someterse al Gran Maestre, el Gran Canciller se negó a dimitir. Iniciado el proceso de suspensión de todos sus cargos, Boeselager pidió ayuda a la Secretaría de Estado vaticana, que nombró una comisión de investigación para que recabase datos a fin de informar detalladamente y en breve plazo a la Santa Sede sobre el asunto”, informa el historiador Roberto de Mattei en Adelante la Fe.

Un comunicado del Gran Magisterio de la Orden de Malta explica los motivos: “En relación con las actividades del Grupo nombrado por la Secretaría de Estado del Vaticano, el Gran Magisterio de la Soberana Orden de Malta considera adecuado reiterar que la sustitución del anterior Gran Canciller ha sido una actuación interna del gobierno de la Orden”.

“Por lo tanto, -prosigue el comunicado- en espera de la irrelevancia jurídica del Grupo y de sus actos en el campo de ordenamiento jurídico melitense, la Orden de Malta ha considerado que no debería colaborar con él, con el fin de proteger la soberanía de la Orden con respecto a las iniciativas contra iniciativas que dicen tener por fin cuestionar objetivamente (lo cual, independientemente de las intenciones, revela su irrelevancia jurídica) o incluso limitar, dicha soberanía”.

No supone una falta de respeto al Papa

La Orden de Malta defiende su postura y aclara que “la falta de cooperación con el Grupo tiene motivos estrictamente legales; no es, y no puede de ningún modo ser considerado una falta de respeto al Grupo, o a la Secretaría de Estado del Vaticano”.

Por último, dice que la posición del Gran Magisterio es que “las declaraciones que miembros individuales puedan considerar hacer ante el Grupo no podrán, ni en sus términos ni en sus opiniones, ser contrarias, directa o indirectamente, a la decisión del Gran Maestre y del Consejo Soberano respecto a la sustitución del Gran Canciller.

La Orden de Malta en España

Fuentes de la Orden de Malta en España señalan a Religión Confidencial que “sobre las noticias que recientemente han salido, desde España poco más tenemos que añadir. Nuestra posición es exactamente la misma que la del Gran Maestrazgo, en Roma”.

Las mismas fuentes declaran: “Reiteramos nuestra fidelidad a la Iglesia y nuestro servicio a los más pobres. No ha cambiado nada ni lo hará. Seguiremos sirviendo como hasta ahora como lo hemos hecho durante todo este tiempo con la misma vocación de servicio”.

En España, esta institución milenaria tiene varios proyectos de lucha contra la pobreza y de atención a la discapacidad.

La Santa Sede apoya la labor de la institución

Esta polémica suscitó algunos intentos de desacreditar la comisión creada por el Papa con el fin de resolver la crisis de gobierno de la Orden de Malta. Para dejar claro que el Vaticano apoya a esta institución, la Oficina de Prensa del Vaticano emitió un comunicado el pasado 17 de enero en el que confirmaba la investigación a la Orden de Malta.

En dicho comunicado, la Santa Sede reitera su apoyo y su aliento a la encomiable labor que sus miembros y voluntarios realizan en diversas partes del mundo en cumplimiento de los fines de la Orden: la "tuitio fidei" (defensa de la fe) y el '' Obsequium pauperum "(el servicio a los pobres, a los enfermos y a las personas más vulnerables)”.

No obstante, señala que “para apoyar e incrementar esta generosa misión  la Santa Sede confirma la confianza depositada en los cinco componentes del Grupo constituido por el Santo Padre Francisco el 21  de diciembre de  2016, designados para que le informasen sobre la crisis de la actual Dirección central de la Orden y rechaza, de acuerdo con los documentos en su posesión, cualquier intento de desacreditar sus figuras y su labor”.

“La Santa Sede confía en  la plena cooperación de todos en esta fase tan delicada y espera el informe de dicho Grupo para adoptar, en el ámbito de su competencia, las medidas más oportunas para el bien de la Orden Soberana y Militar de Malta y de la Iglesia", finaliza.




·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·