Martes 22/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Miles de personas respondieron en la Plaza de San Pedro a la llamada del Papa para rezar por la Paz

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Miles de personas acudieron ayer a la Plaza de San Pedro para rezar juntos por la paz en Siria y en todo el mundo. Durante su alocución, el Papa hizo un llamamiento a todos los hombres y mujeres para que renunciasen a la violencia y abrazasen la paz.

El pasado sábado 7 de septiembre, con motivo de la jornada de oración y ayuno propuesta por el papa Francisco para pedir por la paz en el mundo, la Plaza de San Pedro quedó abarrotada con más de cien mil personas unidas contra "la violencia y la guerra" que, como dijo el Santo Padre, "utilizan el lenguaje de la muerte". Las pancartas por la paz y las banderas de Siria ondeaban sobre la multitud.

Hombres y mujeres de los mas distintos credos se unieron a esta iniciativa: cristianos, budistas, judíos y musulmanes, y también aquellos que no pertenecen a religión alguna. También se han unido a este llamamiento personalidades como el arquitecto Renzo Piano, el presidente del Parlamento Europeo o el Gran Mufti de Siria, líder espiritual de los sunís.

En este día de oración por la paz el papa no quiso que faltaran confesores disponibles para todos los congregados en la plaza ya que "la verdadera paz nace del corazón del ser humano reconciliado con Dios y con sus hermanos".

Tras rezar el rosario, el Santo Padre pronunció unas palabras en las que exhortaba a las personas de todo el mundo," desde el más pequeño hasta el más grande, incluidos aquellos que están llamados a gobernar las naciones", que gritasen que realmente están dispuestos a "salir de esta espiral de dolor y de muerte, y caminar por las sendas de la paz". Tras su alocución se han leído un apartado de la Biblia sobre la paz.

Además cinco parejas en representación de Siria, Egipto, Tierra Santa, Estados Unidos y Rusia han hecho una ofrenda de incienso junto al altar acompañada de una plegaria por la paz entre naciones. La voluntad de todas las personas reunidas ayer noche en la Plaza de San Pedro se pudo concretar en el ruego final de la homilía del Santo Padre: "convirtámonos todos, en cualquier lugar donde nos encontremos, en hombres y mujeres de reconciliación y de paz".

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·