Sábado 19/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

El español Miguel Maury, nuncio en Kazakhstán, desea que Asia "haga escuchar su voz" en el cónclave

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El español monseñor Miguel Maury Buendía, nuncio en Kazakhstán, Tayikistán y Kirguizistán, habló del pontificado de Benedicto XVI. El prelado ahondó en que "la limpieza de la Iglesia por Benedicto XVI incluye dimitir a varios obispos por problemas de cuentas, relajamiento disciplinar o por falta de moralidad del purpurado".

Uno de los españoles que trabaja para el Vaticano y vive más lejos es monseñor Miguel Maury Buendía, nuncio en varios países de Asia Central. Desde allí, cuenta con un enfoque distinto, por lejano, a las circunstancias que tienen lugar en Roma. Lo hizo durante una conferencia pronunciada en la Universidad CEU San Pablo, en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Comunicación.

Acerca de su perspectiva sobre el cónclave que comenzará al hacerse efectiva la renuncia de Benedicto XVI, manifiesta que no hay ningún papable asiático, pero que espera que "se haga escuchar la voz de Asia" en la elección del sucesor de Pedro. Del Pontífice alemán, señaló que se trata del más intelectual en los últimos dos siglos, algo que implica ver lo que otros no ven y mirar con profundidad tanto hacia afuera como hacia adentro; entre otras cosas, "quitar lo que hay de podrido, fruto del pecado".

En la conferencia, recordó el proceso de formación de las Nunciaturas y delineó las funciones principales que supone su cargo. Puso un énfasis especial en la independencia de la Santa Sede, "de ahí que no quisiera pertenecer de pleno derecho a la ONU ni a otros organismos internacionales a los que fue invitada". Se mantiene como observador permanente "para no tener que aceptar aquello que va contra el Evangelio".

Además de solucionar algunas dudas típicas con sencillez, mencionó la realidad local que vive la Iglesia en Kazakhstán, Tayikistán y Kirguizistán. Mientras que en el primero existe una libertad religiosa bastante amplia, los otros dos aprietan bastante a las confesiones no islámicas. "La labor del nuncio ahí consiste en negociar, a base de exponer a los mandatarios las ventajas que reporta permitir a los fieles el ejercicio de su religión".

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·