Jueves 21/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Enumera las preocupaciones de Francisco para el mundo actual

El padre Galli, teólogo cercano al Papa, agradece la evangelización de los españoles y dice: “Ahora le toca al sur”

El sacerdote diocesano argentino ha estado en nuestro país para explicar la reforma y las reformas en la Iglesia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El sacerdote argentino Carlos María Galli (Buenos Aires, 1957) es uno de los teólogos más cercano al papa Francisco. No es jesuita, es diocesano, y es miembro de la Comisión Teológica Internacional y profesor de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Católica de Argentina. Ha estado en España para presentar su libro “La reforma y las reformas en la Iglesia” coeditado con Antonio Spadaro, sacerdote jesuita.



El sacerdote  argentino, Carlos María Galli. El sacerdote argentino, Carlos María Galli.

Se trata de un compendio que reúne las aportaciones de 30 expertos de diversas disciplinas de 13 países distintos. La pretensión de este libro es reflexionar sobre la opción misionera de la Iglesia capaz de transformarlo todo. Esta coedición recopila los estudios presentados entre el 28 de septiembre y el 2 de octubre de 2015 en el encuentro celebrado en Roma en la sede la de la revista La Cività Cattolica.

Ha estado en España del 1 al 3 de febrero. La última conferencia que ofreció el padre Carlos María Galli en España, la impartió en la Universidad Eclesiástica San Dámaso de Madrid, bajo el título “Las líneas teológicas, pastorales y espirituales de magisterio del Papa Francisco”.

En declaraciones a Religión Confidencial especificó cuáles son las preocupaciones de Francisco para la Iglesia y para el mundo.

“Tomando la respuesta que el Papa dio al diario El País, para la Iglesia le importa que sea fiel a Jesucristo y que cumpla su misión evangelizadora. Para lo cual él insiste particularmente en que todos los miembros de la Iglesia seamos cercanos a la gente.  En Buenos Aires él usaba la palabra projimidad con j, para indicar la proximidad y está inspirada en el buen samaritano que se aproximó al hombre herido y tirado en el camino. Una Iglesia que trata de llevar adelante el amor de Dios acercándose a todos los seres humanos”, subrayó a este Confidencial.  

Líneas del pontificado de Francisco

El padre Galli precisó las líneas del magisterio de Francisco: “Partiendo de esta característica, voy a usar los verbos ser y estar. Hay que saber cómo son ellos (los demás) y dónde están. No como nosotros queremos que sean, y no donde nosotros queremos que estén. Una Iglesia en salida, que se hace cercana, que va donde están los demás y comprende como son y desde allí, caminar juntos en un proceso de conversión al Evangelio y a la plenitud de la vida cristiana”.  

Respecto al mundo actual, “al Papa le preocupan dos grandes cuestiones que sufrimos todos los días: la desigualdad y la injusticia, y, por otro lado, la violencia hecha guerra, terrorismo, criminalidad. Son los dos temas sociales que él desarrolla en la Evangelli gaudium, se concentra en dos problemas de la humanidad: la inclusión social de los pobres, y el dialogo por la paz a nivel nacional e internacional”.

Por último, subrayó que al Santo Padre le preocupa llevar adelante “el Evangelio de la Justicia, para que todos los seres humanos vivamos dignamente, el Evangelio de la paz, y a través del diálogo busquemos encontrarnos y construir un mundo más habitable y pacífico para todos. Desde allí les invito a leer los principales signos del servicio de la Iglesia al mundo, en este orden, justicia y paz, que el Papa indició en su discurso al Cuerpo Diplomático de la Santa Sede al inicio del 2017”.

La Iglesia de África, América y Asía

Durante la conferencia, el profesor de teología de la Universidad Católica de Argentina, consideró que, en este tercer milenio, el Espíritu Santo sopla fuerte desde el sur, tanto de América, África y Asia, y no en competencia con Occidente o Europa, sino como un intercambio de dones en donde quede reflejada la universalidad de la Iglesia”.

A preguntas posteriores de los asistentes, aseveró: “El nombramiento del Papa Francisco es el principio del fin del eurocentrismo de la Iglesia Católica. La Iglesia ahora en el tercer milenio abre sus horizontes para hacer de la catolicidad más universal, donde todos aprendamos de todos”.  

El teólogo argentino destacó que “lo que haga la Iglesia en América Latina tendrá un papel importante en el sur y también en la Iglesia de Europa. Estamos muy agradecidos a la Iglesia de España, pero ahora nos toca a la Iglesia del sur influir en la Iglesia de Europa, porque por nuestra Iglesia pasa la renovación de la Iglesia mundial. No es petulancia, es una misión”.

El padre Galli consideró que, durante el primer siglo de la cristiandad, la Iglesia de oriente propagó el mensaje de Cristo, durante el segundo milenio fue la Iglesia en Europa y occidente y en este tercer milenio será la Iglesia de los países del sur quien aporte sus dones a una catolicidad multicultural.

En su disertación quiso dejar claro que, con la llegada de Francisco, el viento de Dios viene del sur, “pero en continuidad con el Concilio Vaticano II y con los papas anteriores. Pero el papa Bergoglio no teme “en sus discursos incluir a patriarcas ortodoxos y poetas”.

Parecido con san Francisco de Asís

Respecto al nombre que el cardenal Bergoglio eligió para su pontificado, Francisco, el padre Galli recordó que quiso evocar a san francisco de Asís y no san Francisco Javier, el fundador de la Compañía de Jesús. “San Francisco de Asís fue el hombre más parecido a Jesús en la Edad Media.  Se casó con la pobreza, con el hermano sol, la madre tierra y busco el diálogo con todas las religiones. Promover la justicia, el dialogo de todos y el cuidado de la casa común son los pilares del pontificado de Francisco”.

También enumeró otros pilares del pontificado de Francisco: La cruz de Cristo, la misericordia de Dios que se vuelca en las miserias humanas, la invitación a la revolución de la ternura porque Dios es ternura, a actuar con la medicina de la misericordia y dejar a un lado la vara de la severidad y a utilizar nombres femeninos para definir a la Iglesia como madre, virgen, esposa.

Destacó que la reforma de la Iglesia de Francisco es para que se parezca cada vez más a Cristo y ser una Iglesia más evangelizadora.

Por último, sobre Amoris Laetitia destacó lo siguiente: “Al Papa lo que le importa es que los jóvenes entiendan que el amor puede ser encauzado en el matrimonio y la familia. Es su primer objetivo”.  

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·