Sábado 23/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Grupos de treintañeros están recuperando la fe a través de la institución

El “efecto Francisco” provoca un repunte de vocaciones de jesuitas en todo el mundo

El promotor vocacional: “En España, el Papa ha conseguido que la Compañía se despoje del halo revolucionario que se nos atribuía: hemos dejado de ser vistos como ‘curas rojos’”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El jesuita americano James Martín ha declarado que el Papa ha provocado un repunte  de vocaciones en la Compañía de Jesús. En España, no se ha producido tal aumento, según afirma el promotor vocacional Enric Puiggròs. Sin embargo, desvela lo que ha conseguido el efecto Francisco: “Los distintos sectores de la Iglesia y la sociedad en general, han dejado de mirarnos como “curas rojos”. 

El Papa Francisco, ante una bandera de Polonia. El Papa Francisco, ante una bandera de Polonia.

En opinión del padre James Martín, el Papa ha logrado que los jesuitas ya no sean  mirados con sospecha en el Vaticano. “Creo que es un momento especial para los jesuitas después de 450 años. Es como si se despejara un nubarrón”, recoge la agencia Rome Reports.

De la misma opinión es el promotor vocacional de los jesuitas en España, Enric Puiggròs: “Nos hemos quitado ese halo revolucionario que se nos atribuía y que a lo mejor teníamos, pero es que hace 20 años el mundo era distinto al actual”, afirma a Religión Confidencial.

Puiggròs, que lleva 22 años en este cargo, revela a RC que ya con Benedicto XVI la Compañía intensificó la comunión con la iglesia universal. “A los jesuitas se nos asociaba fuera del sistema de la Iglesia, y eso era algo que provocaba una tensión dentro de la institución. Hemos sanado una herida”.

Aunque las vocaciones no han experimentado cierto repunte en España –se mantiene con en años anteriores, aproximadamente unos diez al año-, Francisco ha influido de un manera muy positiva en España: “Hay más gente que se está acercando a la fe a través de la Compañía de Jesús, especialmente los treintañeros que han recibido formación cristiana anteriormente. Es un perfil de personas que han vivido mucho y que buscan ahora recuperar esa vivencia cristiana, necesitan volver a experimentar cierta plenitud cerca de la Iglesia”.

Aunque los jesuitas se han despojado de esa sospecha de revolucionarios, el perfil de la compañía sigue teniendo una “misión muy social, muy comprometida con los pobres y en sintonía con los movimientos sociales”, explica Puiggròs.

Por otra parte, el perfil de los candidatos a formar parte de la Compañía de Jesús, son varones con un perfil intelectual alto “porque la formación de los jesuitas nunca acaba. “Nos pasamos 20 años estudiando. Además de la formación académica, también deben adquirir una experiencia vital en alguna misión”, aclara el promotor vocacional de la compañía.

Después de la etapa de noviciado, y posteriormente la escolar (estudio civil), existen dos maneras de estar en la compañía: o se ordenan sacerdotes o son hermanos jesuitas, desempeñando un trabajo en el interior de la compañía pero sin sacramentalidad. 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·