Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

La rutina diaria de Francisco en Santa Marta: se levanta a las 4.30 y usa máquina de escribir

Se levanta todos los días a las cuatro y media de la mañana, cuando en Roma aún es de noche. Quienes lo acompañan saben a qué hora empezó su trabajo porque se escuchan los golpes de las teclas de su antigua máquina de escribir.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Papa Francisco en Santa Marta Papa Francisco en Santa Marta

El Papa no usa computadora ni otros aparatos electrónicos para comunicarse. Trabaja duro toda la jornada y se va a la cama a las 9 de la noche. A un año del comienzo de su papado, Francisco aparece en las notas periodísticas destacado por su mesura y su austeridad.

Esos rasgos del Pontífice nacido en Buenos Aires se transforman en relato para los millones de fieles del planeta. Ahora los medios italianos cuentan su rutina, aún sorprendidos por su conducta rigurosa y sobria. Los detalles de la jornada de Francisco fueron comentados por su antiguo portavoz, Guillermo Marcó a L''Osservatore romano. "Se levanta a las cuatro y media de la mañana, se prepara, reza hasta las siete en Santa Marte y luego celebra misa. Después, el desayuno, y recibe en audiencia en el Palacio Apostólico hasta mediodía", agrega en el artículo.

"Pasa la tarde en Santa Marta, hasta las nueve, cuando se va a dormir. Santa Marta es una residencia construida originalmente para que los cardenales puedan estar cómodos durante el cónclave. Francisco vive allí con sus secretarios. En su habitación hay un estudio y un baño".

"No usa computadora, sino solo una máquina de escribir", relató. "En el Vaticano están sorprendidos por su capacidad de trabajo. Recuerdo una frase que me dijo hace un años cuando se fue de aquí: ''Nunca perdí la paz".

Marcó fue durante ocho años vocero y brazo derecho de Jorge Bergoglio cuando era arzobispo de Buenos Aires. "El Papa tiene esa autoridad y sabe imponerla. Por ejemplo, cuando designó a los nuevos cardenales, les dijo que recuerden que no son príncipes, sino servidores. Ser cardenal no es un privilegio sino un compromiso mayor, con una responsabilidad y trabajo mayor", señaló.



“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·