Domingo 20/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Así han sido los Ejercicios Espirituales del Papa: una guía para meditar sobre la oración

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Benedicto XVI ha dedicado la semana antes de su marcha de la Sede de San Pedro a la oración en unos Ejercicios Espirituales que dirigía el cardenal Ravasi. La particularidad en esta era digital es que Ravasi ha ido dejando claves de las meditaciones en su cuenta de twitter. Hemos recogido los mensajes.

El cardenal Ravasi ha querido que todo el mundo pueda acceder a una buena parte de los Ejercicios Espirituales en los que ha participado el Papa en su última semana en la Sede de San Pedro. Y lo ha hecho a través de dos vías. Para los que dominen el italiano, ha subido las grabaciones de las meditaciones que se pueden descargar como podcast y que se encuentran pinchando aquí. Para los que prefieran meditar sobre lecturas, ha ido ofreciendo frases clave de las meditaciones a través de su cuenta de Twitter. Por su interés, hemos recopilado esas meditaciones:

Lunes, 18 de febrero

El Santo Padre me ha confiado la tarea de predicar los Ejercicios Espirituales en el Vaticano. Les invito a acompañarme con la oración.

Ejercicios Espirituales: en tweet irán apareciendo algunos puntos. La Radio Vaticana ofrecerá el podcast de las meditaciones

Meditación I: Respirar, pensar, luchar, amar: los verbos de la oración.

La oración no es simple emoción, ha de abrazar razón y voluntad, reflexión y pasión, verdad y acción.

No es solo un Dios "del" cual se habla, sino "al cual" hablamos en un diálogo donde las miradas se cruzan.

He escogido como tema: ars orandi, ars credendi. El rostro de Dios y el rostro del hombre según los salmos

Ejercicios Espirituales en el Vaticano: hoy la meditación comienza con el Salmo 119 y después el 23.

Meditación II: a las fuentes del Jordán en el Espíritu. El Dios de la Gracia y la Palabra

Psalterium meum, gaudium meum!

Al comienzo está la teofanía, el don de amor que hace temblar nuestros corazones en la fe y mover nuestros labios en la oración.

La invitación que nos dirige el salmo máslargo, el 119, es precisamente a escuchar la Palabra divina presente en la Biblia

En los versos del Salmo 119 sentimos vibrar el amor hacia esta Palabra que resplandece aun en la oscuridad de la existencia.

No os afanéis por vuestra vida (Mt 6)

La fe es ante todo un don, pero también, al mismo tiempo, una conquista

Meditación III: el canto del doble sol: el Dios creador. Salmo 19

Los altísimos e impresionantes silencios de los espacios siderales simbólicamente quebrados por el canto de la fe

La fe bíblica presenta el espacio no como una realidad neutra, sino como un horizonte epifánico, donde Dios está presente

La auténtica ascesis no es sólo negación, es tb armonía entre corporeidad e interioridad, renuncia y ejercicio para una plenitud autétntica

La Palabra de Dios irradia su esplendor en el horizonte de las conciencias, deshace el hielo que las cubre, infunde luz y esperanza

Ante la riqueza de la creación, podemos elevar nuestro agradecimiento a Dios por nuestra existencia y la de tantas maravillas.

IV Meditación: el Dios de la Liturgia (Salmos 87 y 15).

La nuestra es una peregrinación hacia la "tienda del encuentro", el santuario en su cumbre sagrada

Allí la Persona divina se revela, habla y abraza al fiel.

Martes, 19 de febrero

V Meditación: El río del tiempo, el Dios de la Historia

Los grandes gestos del amor de Dios: la creación; el éxodo de Egipto, signo de liberación y de esperanza para un pueblo [1/2]

la experiencia del desierto bajo la guía de un pastor que protege de toda amenaza natural e histórica, es el camino hacia la libertad [2/2]

Consideremos al Señor como un aliado, como un compañero de viaje poderoso y amoroso

La esperanza es la "hermana pequeña" de la fe y de la caridad.

"La esperanza ... es un esperar cierto / de la gloria futura" Dante, Paraíso, XXV,67-68

VI Meditación: El Dios "verdaderamente necesario", el Mesías de Dios (Salmos 72, 110, 2)

Justo, sacerdote e Hijo de Dios: estos son los tres rasgos de la figura mesiánica que ocupan nuestra meditación sálmica

Los profetas denunciaban la prevaricación del poder y la resignación ante la injusticia

Dios es el abogado defensor de los indefensos, "padre de los pobres y defensor de las viudas" (Sal 68,6)

Ante nosotros resplandece el rostro del Mesías, el Cristo de Dios

[Cristo] es un abismo de luz. Hay que cerrar los ojos para no caer en él (Kafka)

Cristo, siendo rico, por vosotros se hizo pobre para enriqueceros con su pobreza (2Cor 8,9)

VII Meditación: Dios en el hombre. "Tus ojos veían mi embrión" (Sal 139)

Te doy gracias porque me has plasmado portentosamente (Sal 139,14)

El amor del hombre y de la mujer, capaz de engendrar la vida, es un signo que remite a Dios

La criatura humana está siempre bajo la mirada del Señor y su mano siempre la acompaña

Miércoles, 20 febrero

Meditación VIII: El hombre creyente. "Como un niño de pecho" (Sal 131)

Estoy a la puerta y llamo. Si alguno me abre, entraré y cenaré con él y él conmigo (Ap 3,20)

Se Cristo no pasara y no llamara, nos quedaríamos encerrados en nuestra historia solitaria y autónoma

Depende del que está encerrado en su espacio y en su tiempo el abrir la puerta.

Voy a Él como un niño va a su madre, para que colme e invada todo y me tome en brazos (Isabel de la Trinidad)

El dolor engendra una crisis de sentido profunda que no puede ser racionalizada ni ignorada fácilmente.

¿Hasta cuándo, Señor, seguirás olvidándome? ¿Hasta cuándo me esconderás tu rostro? (Sal 13,2)

Yo soy huésped tuyo, forastero como todos mis padres (Sal 39,13)

El hombre es un triste viandante sobre la oscura tierra (Goethe)

¿Qué es vuestra vida? Pues sois vapor que aparece un instante y después desaparece (Sant 4,14)

Jueves, 21 de febrero

X Meditación: "El hombre sufriente. (Sal 6,7) "Estoy agotado de gemir"

Πoλλῶν γὰρ ἂν καὶ μάταν πημάτων ἱκνουμένων πάλιν σφε δαίμων δίκαιος αὔξοι (Σοφοκλῆς)

Mucho es el dolor que toca al hombre sin razón. Dios en su justicia lo conduzca a lo alto (Sófocles)

¿Por qué te acongojas, alma mía, por qué te me turbas? Espera en Dios que volverás a alabarlo: "Salud de mi rostro, Dios mío" (Sal 43,5)

Dios no ha venido a explicar el sufrimiento, ha venido a llenarlo con su presencia (Paul Claudel)

En Cristo, Dios no nos protege "de" todo sufrimiento, sino que nos sostiene y nos libera "en" todo sufrimiento

Meditación XI: Delito, castigo, perdón. El hombre pecador

El binomio clásico "delito y castigo", en la genuina espiritualidad bíblica se transforma en un trinomio: "delito, castigo, perdón".

El pecado es una aberración que nos aleja de Dios

Es más cruel y terrible golpear a un padre tierno que a un soberano implacable

Meditación XII. La ausencia y la nada. El hombre sin Dios (Sal 14;22)

Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? Sal 22

El peligro de la indiferencia, que es la marca de la sociedad contemporánea, es el de ignorar, el de permanecer inertes.

El creyente contempla la ausencia de Dios con turbación y angustia

La fe comprende también la ausencia, el silencio, el desconcierto

Meditación XIII. Sabiduría y sabor. El hombre sabio y feliz (Sal 1; 150)

La Palabra de Dios instruye al ignorante (Sal 19,8)

Tú, ¿de qué parte estás? La fascinación del mal te ha captado sutilmente

Tu corazón, ¿late por la verdad y la justicia? ¿Tu rostro está iluminado por la luz divina?

Ética y estética se entrelazan, la bondad y la belleza son hermanas. Por eso el salterio nos invita a «tañer con arte» (Sal 47,8)

Viernes, 22 de febrero

XIV Meditación: El canto de los sacerdotes. El hombre inmortal (Sal 16;73)

El sacerdote también es una persona frágil, con su bagaje de culpas y miserias que esperan el perdón divino y la conversión

El abrazo de amor de Dios nos arranca a la mortalidad y nos introduce en la feliz inmortalidad.

Si hay un Dios que me ama, también yo soy inmortal (Dostoevskij)

También los pastores tienen que vivir con su grey de forma amorosa y gozosa

La libertad, la gratuidad, la pureza, la espiritualidad del creer en Dios con fe auténtica y gozosa son la única verdadera recompensa que...

¿No te tengo yo a Ti en el Cielo? Y contigo, ¿qué me importa la tierra? ... Para mí, lo bueno es estar con el Señor (Salmo 73,25.28)

No tengas miedo de que la vida pueda acabar. Teme en cambio que pueda no comenzar nunca de verdad (John Henry Newman)

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos (Cesare Pavese)

XV Meditación: Alrededor de la mesa de la fiesta: el hombre, la familia, el anciano (Sal 128;71)

Toda casa es candelabro / donde arden con aislada llama las vidas (Jorge Luis Borges)

Estad atentos a no hacer llorar a una mujer, porque Dios cuenta sus lágrimas (Talmud)

La familia creyente no echa el cerrojo aislándose con sus alegrías y sus problemas, sino que sale a la ciudad para contribuir al bien de...

En la vejez seguirá dando fruto, estará lozano y fondoso, para proclamar que el Señor es justo (Sal 92,15)

XVI Meditación: Como bálsamo y como rocío. El hombre y el amor (Sal 133;58)

Dios recoge con ternura todas las lágrimas de los que sufren y las conserva en su joyero como si fueran piedras preciosas

Queridos: si Dios nos ha amado así, también nosotros tenemos que amarnos unos a otros (1Jn 4,11)

El amor fraterno es rocío de frescura en la aridez y la monotonía de la vida personal y comunitaria

Nihil caritate dulcius, nada es más dulce que el amor (S. Ambrogio)

¡Sí, hay un Dios que juzga en la tierra! (Salmo 58, 12)

XVII Meditación: las estrellas de la Palabra. La lectio divina (Nehemías 8)

El Salterio sirve para comprender el "Padre Nuestro"; ambos producen el mismo sonido (Lutero)

La dulce lucha con la Palabra de Dios, lucha más gloriosa que cualquier otra paz (Ruperto di Deutz)

Ars orandi – Ars credendi: leer, explicar, comprender, escuchar, convertirse, actuar, celebrar

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·