Martes 19/09/2017. Actualizado 16:50h

·Publicidad·

Vaticano

“Caritas in veritate” descubre en Benedicto XVI “un papa social”, según la prensa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Con su tercera encíclica, Benedicto XVI ha puesto al descubierto su condición de “papa social”, engranando así con su predecesor, el recordado Juan Pablo II, pero también con todos sus antecesores. Así ha recibido gran parte de la prensa mundial la publicación del texto, que ha salido a la luz coincidiendo con la reunión del G-8.

 

El análisis de los grandes medios internacionales recuerda que cada una de las encíclica sociales engranó con un cataclismo mundial o una ruptura: la “Rerum Novarum”, de León XIII (1891), con el nacimiento del capitalismo industrial; la “Quadragesimo Anno”, de Pío XI (1931), con la Gran Depresión; la “Populorum Progressio”, de Pablo VI (1967) con el auge de la descolonización; y finalmente la “Centesimus Annus”, de Juan Pablo II (1991) con la caída del comunismo.

 

En “Caritas in veritate”, Benedicto XVI hace una reactualización de la doctrina social de la Iglesia en el nuevo entorno de la globalización, proponiendo un “humanismo integral” que subraya que la fuerza del hombre es “el primer capital a custodiar”. Como hiciera Juan Pablo II, defiende la economía de marcado, pero a condición de que tenga muy en cuenta el bien común. Lanza al capitalismo una lección de ética social.

 

El Papa reconoce las virtudes de la mundialización, porque favorece el desarrollo y un mejor reparto de la riqueza, pero denuncia también sus disfunciones, como los abusos en el mundo financiero, la especulación, la pésima gestión de los flujos migratorios, la corrupción, la desconsiderada explotación de los recursos naturales, las deslocalizaciones, la huelga, el paro, el hambre. A la vista de la crisis actual, proclama un capitalismo regulado, y apunta que el papel de los Estados debe ser repensado, incluso apuntando la posibilidad de una “autoridad política mundial”.

 

La conclusión final en estos medios internacionales es que, si Benedicto XVI se había ganado fama de “papa moral”, con “Caritas in veritate” se muestra también como “papa social”, pendiente de lo que pasa en el mundo y de lo que, como consecuencia, le pasa al hombre, a cada hombre.

 

Significativo es que, en España, ‘El País’ presentara ayer la encíclica con este titular: “Un Ratzinger globalizado y de izquierdas”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·