Jueves 25/05/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Vaticano

Cardenal Cañizares: “Estamos atravesando un momento difícil en España. No es fácil tampoco para los obispos”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En una entrevista del vaticanista Paolo Rodari publicada en el periódico italiano 'Il Foglio', el cardenal Antonio Cañizares, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, explica el nuevo movimiento litúrgico que le ha encargado el Papa y analiza, desde Roma, la situación de la Iglesia en nuestro país. "Es un momento difícil el que estamos atravesando ahora en España, afirma. No es fácil tampoco para los obispos”.

Ante leyes como el aborto, dice el cardenal español, los obispos “no podemos ni debemos, so pena ser malos pastores, movernos en estas cuestiones con relativismos, con cálculos «políticos», o con hábiles o sutiles «diplomacias». El buen ejercicio de nuestro ministerio episcopal, por otra parte, no está en absoluto en contraste, de hecho, con la prudencia, el tacto, la misericordia, la gentileza y la mano tendida que ciertamente deben acompañarnos en todo".

Cañizares considera que España no es la "abanderada o la vanguardia de políticas laicistas" ya que "el laicismo, evidente o escondido, y las políticas laicistas, están difundidos en casi todas partes", añade. Pero sí percibe "una fuerza, aparentemente imparable, comprometida en introducir el laicismo en todo el mundo o, lo que es lo mismo, a borrar de la conciencia de los hombres al Dios revelado en el rostro humano de Jesucristo".

Ese laicismo sí que tiene, dice, "connotaciones especiales, tal vez por toda su historia y su misma identidad. España está sufriendo una transformación muy radical en su mentalidad, en su pensamiento y en los criterios de juicio, en sus costumbres y en los modos de actuar, en su cultura, en resumen, en su naturaleza o identidad".

Concluye su análisis de nuestro país con esperanza: "Tengo la certeza absoluta de que España cambiará y volverá al vigor de una fe viva y de una renovación de la sociedad", afirma el cardenal español.

Sobre la tarea que el Papa le ha encomendado en la Congregación para el Culto Divino, Cañizares anuncia un "movimiento litúrgico" para "poner freno y corregir los abusos" que se están produciendo en la Iglesia. "Es un deber urgentísimo, afirma, corregir los abusos existentes si queremos, como católicos, llevar algo al mundo para renovarlo".

Explica que el sentido de las propuestas realizadas al Papa desde su dicasterio "no se ocupan de poner freno a la creatividad sino, más bien, de animar, favorecer y reavivar la verdad de la liturgia, su sentido más auténtico y su espíritu más genuino". "La creatividad litúrgica, explica, como con frecuencia se la ha entendido y se la entiende es un freno a la liturgia y la causa de su secularización, porque está en contradicción con la naturaleza misma de la liturgia".

El cardenal Cañizares considera que "es muy importante que las celebraciones tengan y fomenten el sentido de lo sagrado, del Misterio, que reaviven la fe en la presencia real del Señor y en el don de Dios que actúa en ella, así como la adoración, el respeto, la veneración, la contemplación, la oración, la alabanza, la acción de gracias, y muchas otras cosas que corren el riesgo de diluirse".