Lunes 27/02/2017. Actualizado 01:30h

·Publicidad·

Vaticano

Benedicto XVI: “Dios se hace niño indefenso para vencer la soberbia, la violencia, el deseo de poseer del hombre”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Papa subrayó ayer que en el Niño Jesús “se manifiesta Dios-Amor: Él viene sin armas, sin la fuerza, porque no pretende conquistar, por decir así, desde fuera, sino que desea más bien ser acogido por el ser humano en la libertad; Dios se hace niño indefenso para vencer la soberbia, la violencia, el deseo de poseer del hombre”.

 

Benedicto XVI añadió que “en Jesús, Dios ha asumido esta condición pobre y humilde para vencernos con el amor y conducirnos a nuestra verdadera identidad”. Y señaló que “quien no ha entendido el misterio de la Navidad, no ha entendido el elemento decisivo de la existencia cristiana”. Y “quien no acoge a Jesús con un corazón de niño, no puede entrar en el reino de los cielos”.

El Papa también explicó que el año litúrgico de la Iglesia no se desarrolló inicialmente partiendo del nacimiento de Cristo, sino de la fe en su resurrección. “Por eso, la fiesta más antigua del cristianismo no es la Navidad, sino la Pascua”. Benedicto XVI recordó que el primero en afirmar con claridad que Jesús nació el 25 de diciembre fue Hipólito de Roma, en su comentario al Libro del profeta Daniel, escrito hacia el 204. Y la fiesta de Navidad asumió una forma definida en el siglo IV.

Pero “la atmósfera espiritual particular e intensa que rodea a la Navidad se desarrolló en la Edad Media, gracias a san Francisco de Asís”. Gracias a él, ha dicho el Papa, “el pueblo cristiano ha podido percibir que en Navidad, Dios es realmente el ‘Emmanuel’, el Dios con nosotros, del que no nos separa ninguna barrera y no está lejos. En aquel Niño, Dios se hizo tan cercano a cada uno de nosotros que podemos mantener con él una relación confidencial de profundo afecto, como hacemos con un recién nacido”.