Martes 30/05/2017. Actualizado 14:24h

·Publicidad·

Vaticano

Es necesario que los pastores les dediquen tiempo

Un año de Amoris Laetitia: aumenta el número de personas que solicitan resolver su situación familiar

Fuentes jurídicas vaticanas aseguran que la exhortación del Papa ha animado a muchas parejas que estaban desalentadas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A más de un año de la publicación de la Exhortación Apostólica postsinodal Amoris Laetitia del Papa Francisco, continúan surgiendo análisis, debates y ensayos en torno a este documento pontificio. Sin embargo, en este último año, se está produciendo un hecho relevante que parece pasar de puntillas: aumenta el número de personas que quieren resolver su situación familiar.

Portada del libro Amoris Laetitia. Portada del libro Amoris Laetitia.

Fuentes jurídicas vaticanas consultadas por Religión Confidencial aseguran que entre Amoris Laetitia y la reforma del proceso matrimonial que ha impulsado el Papa “se ha producido en toda la Iglesia un notable aumento de gente que se ha animado a resolver la situación familiar en la que se encontraban, y que estaban desalentados o sin demasiada esperanza de que pudiera tener arreglo. Esto, de por sí, es muy positivo”.

Debido a este incremento, las mismas fuentes afirman que “es necesario  que los pastores dediquen a esas personas el tiempo y la continuidad que necesitan, entre otras razones porque en Amoris Laetitia se tienen en cuenta el conjunto de las condiciones objetivas y subjetivas que influyen en la moralidad de los actos: no solo las objetivas, ni únicamente las subjetivas, como injustamente alguno podría entender”.

Capítulo VIII, un bien para la Iglesia

Estas fuentes recuerdan con claridad que el controvertido capítulo VIII de la exhortación titulado “Acompañar, discernir e integrar en la fragilidad” es “un bien para la Iglesia. Basta pensar que es doctrina bien sopesada, fruto de dos sucesivos Sínodos de los Obispos. Además, como tantas veces se ha insistido, no ha cambiado en nada la precedente doctrina de la Iglesia en esta materia”.

¿Cuál es la novedad entonces de la Amoris Laetitia? Las mismas fuentes jurídicas vaticanas explican que “en lugar de `café para todos´, es decir, en vez de aplicar a todas las situaciones `irregulares´ un mismo `cliché´ que bloqueaba el acceso a los sacramentos, ahora la Iglesia pide que la decisión última la tomen los interesados con conciencia ´recta` y `delicada´, dos términos que son decisivos, y que pueden llevar a comportamientos prácticos muy distintos”.

Estos comportamientos pueden ser o bien aceptar que se convive con quien no es el propio cónyuge y, por tanto, que se debe ´procurar` una vía de abstención, acudiendo a la confesión siempre que sea necesario, o concluir que sí lo es, en cuyo caso debe tratar de evitarse un posible escándalo, siguiendo aquí los consejos del pastor.

“Esta solución no es ni ´subjetiva` ni `superficial´, y lo que pide es que, tras un verdadero proceso de conversión –que implica acercarse más a Dios, a quien sabemos que no podemos engañar, y la adquisición de un adecuado conocimiento sobre lo que es el matrimonio y la familia– cada sujeto esté en condiciones de adoptar en conciencia la solución que cree adecuada a su situación”, explican las mismas fuentes.

Bloqueo de las situaciones irregulares

De este modo, -indican los mismos expertos jurídicos del Vaticano- se ha superado la precedente situación de “bloqueo”, en la que parecía que estas situaciones “irregulares” ya no tenían solución y solo cabía ponerlas en las manos de Dios.

“Ahora se abre una nueva perspectiva en la que, a través de la conversión y del amor de Dios, quienes han pasado por esas experiencias dolorosas, pueden adoptar una conducta coherente –en este caso– con la exigencia de recibir al Señor en la Eucaristía en estado de gracia. Todo esto, en definitiva, es resultado de un proceso de conversión de las personas y de un trabajo arduo y muy exigente de seguimiento pastoral. Amoris Laetitia supone, sobre todo, mucho más trabajo pastoral para los sacerdotes”, subrayan estas fuentes.

Reforma procesos matrimoniales

Respecto a la reforma de los procesos matrimoniales, los expertos jurídicos consultados por RC declaran que “era algo necesario en la Iglesia, y las soluciones que se han adoptado resultan por regla general oportunas y eficaces. Con el tiempo, cuando lleguen suficiente y claras experiencias de todo el mundo, habrá que ver si hay que modificar algunos aspectos secundarios si se ve que han quedado flecos por atar. Pero en línea de principio, se está comprobando que la reforma ha sido necesaria y adecuada”.