Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

El vía crucis de la libertad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

 

Vayamos en pos de las libertades primeras, públicas y publicadas; el vía crucis de la libertad, la libertad religiosa crucificada en el mundo y en España, Dios sangra en la tierra el anhelo de libertad, nazarenos de verdades antropológicas, y en esto Benedicto XVI, escasos cien metros de palabras rutinarias en la prensa española, le dice a la embajadora ex oficio ante el Vaticano, -en la Conferencia Episcopal no están descontentos, ni mucho menos-, el Papa, decíamos, le comenta a la señora Figa, y habrá que sumar en Italia el López-Palop, que el problema es la libertad, sin ira, pero la libertad.

El Papa tiene quien le escriba, y la sección española de la Secretaría de Estado sabe de qué va la fiesta santa. Estamos ya en la Semana de la pasión de la libertad en una España esclava de los fantasmas del pasado y de los fantasmas del presente. Y si no que se lo digan a don Francisco Vázquez, al que no le pagan los servicios, la ingratitud de los suyos, de los más jóvenes de entre la casta de los socialistas, demasiada ingratitud. Dijo el Santo Padre: “El que en ciertos ambientes se tienda a considerar la religión como un factor socialmente insignificante, e incluso molesto, no justifica el tratar de marginarla, a veces mediante la denigración, la burla, la discriminación e incluso la indiferencia ante episodios de clara profanación, pues así se viola el derecho fundamental a la libertad religiosa inherente a la dignidad de la persona humana, y que «es un arma auténtica de la paz, porque puede cambiar y mejorar el mundo» (cf. n. 15)”. Ahí es nada.

De libertades, en este caso la religiosa, primera y principal, quicio y termómetro y temperatura, en la historia de los Estados Unidos, también se habló en la presentación del libro del profesor de la Facultad de Derecho Canónico de San Dámaso, José Ignacio Rubio López, “La Primera de las libertades. La libertad religiosa en EEUU durante la Corte Rehnquist (1986-2005): una libertad en tensión”, una joya, vamos. Estuvo acompañado por los discípulos de Rafael Navarro-Valls, siendo el canonista madrileño de san Dámaso, autor del libro, miembro de esta constelación que está salvando el derecho a la libertad religiosa en España de las garras de relativismo jurídico, que es positivista a ultranza, normativista, trivial. Allí estaban los profesores Palomino, Tirapu, Martínez-Torrón, entre otros, para hablar de la libertad religiosa. Se palpó la retaguardia jurídica de la propuesta cristiana articulada, defensa jurídica para el futuro inmediato, mil días de libertad y una canción desesperada. José Ignacio Rubio confesó y no negó la primacía de la libertad religiosa, y no vamos a ir, de momento, más allá.

El profesor Palomino hizo referencia a la intervención de otra profesora insigne del cuerpo de los eclesiasticistas, en esta ocasión de la Universidad de Salamanca, la civil, claro está, Lourdes Ruano, en el Parlamento Europeo para hablar de los atentados contra libertad en España. Allí dijo la profesora Ruano, el pasado 16 de marzo, que “en España, en los últimos años, estamos asistiendo a una tendencia a reinterpretar la libertad religiosa en un sentido restrictivo. Probablemente –añadió– estemos ante la implantación solapada de un sistema laicista, absolutamente relativista, promovido desde el gobierno y asociaciones y lobbies afines, sin previa reforma constitucional”. Y puso ejemplos, varios, variados, esclarecedores. ¿Habrá tenido noticia Benedicto XVI de la intervención de la profesora Ruano?

José Francisco Serrano Oceja

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·