Miércoles 07/12/2016. Actualizado 16:49h

·Publicidad·

Tribunas

¿A dónde vendrá el Papa?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La visita del cardenal Bertone a Barcelona, con motivo de la beatificación del capuchino Joseph Tous, ha supuesto el pistoletazo de salida para la preparación inmediata de la anunciada visita de Benedicto XVI a... Lo que más de un observador avezado se pregunta es si la visita del Papa a España, a Barcelona y a Santiago de Compostela, a Santiago de Compostela y a Barcelona será una visita a Cataluña y Galicia o a España. De la reciente presencia del cardenal Secretario de Estado del Vaticano supimos gracias al diario “La Vanguardia”, boletín oficioso, no sólo los domingos, de la autodenominada Conferencia Episcopal Tarraconense, ente de razón eclesial donde les haya. Si bien es cierto que la prensa nacional, es decir, la prensa de Madrid como se dice por la Marca Hispánica, prestó escaso interés al contendido de la visita más allá de las informaciones de recurso, no lo es menos que los gestores de los encuentros parecían no tener mucho interesen que se supiera qué ocurría, por qué ocurría o para qué ocurría lo que ocurrió.

Poco sabemos del encuentro del cardenal Bertone con el Presidente de la Generalidad catalana, en plena crisis estatutaria, o con los de los responsables de Convergencia y del Partido Popular. Poco sabemos de la espera del señor Nuncio en la antesala de las visitas y del protagonismo de interlocución natural del cardenal Sistach en esos encuentros. Poco sabemos de la preparación de la visita del Papa, de las relaciones del arzobispado de Barcelona con la institución civil responsable de la causa de beatificación de Gaudí. Poco sabemos de los pasos, de las tácticas y de las estrategias de organización de la visita del Papa, de los muros de contención frente a las ya preparadas y anunciadas algaradas. Mientras que al menos en la etapa de Galicia sabemos que el responsable de la visita es don Salvador Domato Búa, que lo fuera ya en la Jornada Mundial de la Juventud de Santiago, sacerdote de amplia experiencia y de acreditada solvencia diplomática, de Barcelona andamos huérfanos de noticias. Un silencio se ha hecho en esa cristiandad y no es precisamente porque se haya convocado ninguna cruzada. Lo principal es que Benedicto XVI vendrá a España en el próximo mes de noviembre, consagrará el Templo de la Sagrada Familia, espacio de interlocución con la belleza de la fe, con la estética que salva a una ciudad cosmopolita y a una sociedad postmoderna y postsecularizada.

José Francisco Serrano Oceja