Martes 19/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Los trabajos y los días de un obispo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Jose Francisco Serrano
Jose Francisco Serrano

Más artículos de Jose Francisco Serrano »

El obispo auxiliar de Madrid, monseñor Juan Antonio Martínez Camino, en otros tiempos secretario general de la Conferencia Episcopal Española, ha entregado a la imprenta uno de los trabajos más esperados en la historiografía eclesiástica actual, el catálogo actualizado de los mártires de la persecución religiosa del siglo XX en Madrid.

Un trabajo al que ha dedicado sus últimos meses con un equipo de personas especialistas en la materia. Dentro de pocos días podremos disfrutar de este catálogo de los mártires y del inicio de la Causa diocesana, una asignatura pendiente aún de la Iglesia en la capital de España que no se pudo llevar a cabo en la época del cardenal Rouco Varela, aunque lo pretendiera en varias ocasiones.  

Además, como regalo y muestra de esta época de fecundidad espiritual del obispo auxiliar de Madrid, la BAC acaba de ofrecer a los lectores, editada por el que fuera su director, Pablo Cervera Barranco, una “Enciclopedia temática del corazón de Cristo” con un amplio y profundo prólogo de monseñor Juan Antonio Martínez Camino.

Un libro de más de mil trescientas páginas en el que se recopilan los textos más importantes que se han publicado sobre esta devoción central para la vida espiritual del cristiano.

Monseñor Juan Antonio Martínez Camino señala en su pórtico que “después del Concilio algunos pensaron (¡pensamos!) que su tiempo –el de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús- había terminado ya. No ha sido así. Del progreso de la reflexión teológica sobre el misterio del Corazón del Redentor da fe esta Enciclopedia, en la que se recogen contribuciones importantes de estos últimos años que abarcan prácticamente todo el campo de dicha reflexión”.

Y añade, para abrir boca: “La secularización interna de la vida de la Iglesia en tantos ámbitos neurálgicos de su existencia y la crisis de fe de la que proviene no son fruto de una especie de necesidad metafísica ni han caído del cielo. Por el contrario, son fenómenos que tienen su historia bien contingente, es decir, que se deben a determinadas opciones y decisiones que es necesario analizar sin prejuicios, si queremos realmente afrontar la nueva evangelización con acierto y vigor”. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·