Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

¿Qué teología?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ya lo dijo Miguel Ángel Velasco, maestro en lides periodísticas durante la entrega del merecido premio Bravo a “Alfa y Omega”: “Comunicar la Buena noticia es complicado a veces, pues la Verdad molesta, y decirla sin molestar es tarea ardua”. Aquí estamos, con la verdad publicada por delante, también como ocasión de diálogo.

Celebramos estos días a Santo Tomás de Aquino, teología y más teología, mucho más que escolástica, escuela, Universidad, solemnidad, dilatados discursos académicos. ¿Cómo es hoy la teología? ¿Qué teología le llega al pueblo cristiano?

Cae en mis manos una novedad de Ediciones HOAC, sí, de la HOAC de la Acción Católica para la formación de militantes, de F. Javier Vitoria, titulada “No hay “territorio comanche” para Dios. Accesos a la experiencia cristiana de Dios”. Interesante y provocador libro, me dije. Según reza la nota de la contraportada, el autor es profesor de Teología en la Universidad de Deusto y sacerdote de la diócesis de Bilbao, entre otras ocupaciones y cargos reseñados. Da la casualidad de que no hace muchos días había leído un comunicado de prensa que decía que “la Universidad de Deusto ha entregado estos Premios de Investigación, cuyo objetivo es reconocer y promover, -con la colaboración de Banco Santander que participa en la iniciativa a través de su División Global Santander Universidades-, los esfuerzos de sus equipos de investigación para hacer posible el crecimiento y desarrollo de nuevos trabajos científicos. (…) El trabajo ganador, con el título “La reconstrucción del creer”, ha sido dirigido por Manuel Reus, con la colaboración de José Arregui y Francisco Javier Vitoria. Aborda, desde la perspectiva teológica, la problemática de la reconstrucción de la fe, del “creer”, en la actual sociedad pluralista, democrática y secularizada”.

Hete aquí que comienzo a leer el libro de Vitoria –no confundir con el de los siglos pasados- cuando, en las primeras líneas, topo con la siguiente afirmación: “Demasiadas voces eclesiásticas parecen empeñadas en notificar a los hombres y mujeres de hoy que Dios se ha largado sin despedirse porque no aguanta más que no le hagan caso a la Conferencia Episcopal”. Continué en una apasionada, y a veces desconcertante lectura, recapitulando perlas preciosas: “Confundir la cultura de nuestro país con las páginas de opinión de El País es uno de los errores habituales que suelen cometer los protagonistas de la cruzada “un catolicismo al ataque””. Interesante y científico y teológico análisis, tanto de la cultura, como de las páginas de opinión de El País, como de quienes son protagonistas del nuevo 36-39 católico, por eso de la desmemoria histórica.

Continúo leyendo, y entre indiscutibles aciertos argumentales, frases más provocadoras de lo que se pueda imaginar, y autores de moda, llego a un capítulo dedicado a la Iglesia, comunidad mistagógica, que no tiene desperdicio. Sólo unas gotas: “La mentalidad sectaria se va instalando progresivamente en la Iglesia española, gracias al patrocinio de algunos de sus más destacados dirigentes. Sus llamadas al “apelotonamiento eclesial”, su constante tensionar las relaciones de la Iglesia no sólo con el Gobierno, sino con la sociedad, su vocerío tronante frente a lo que se sale de los moldes morales del catolicismo y…” Es suficiente, ¿alguien da más? Seguro que la teología da para más.

José Francisco Serrano Oceja