Jueves 29/06/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Los samaritanos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Montse Leyra Curia
Montse Leyra Curia

Profesora de hebreo en la Universidad San Dámaso

Más artículos de Montse Leyra Curia »

¿Vienes a compartir la celebración de la Pascua samaritana? -me preguntaron en la Universidad Hebrea de Jerusalén, cuando estudiaba allí. Durante la Pascua, los samaritanos continúan hoy sacrificando un cordero y leyendo Éxodo 12 en el monte Garizín. 

Los samaritanos hacen remontar sus orígenes a las tribus de la casa de José, Efraín y Manasés y defienden que el cisma de los judíos con ellos se produjo en el siglo XI, cuando el sacerdote Elí estableció en Silo un santuario rival del templo en el monte Garizín (Siquén). Aceptan a Moisés como único profeta y sólo reconocen como revelado el Pentateuco, no los otros libros bíblicos (Profetas y Escritos) ni la tradición oral judía del Talmud.

La Biblia narra la destrucción de Samaría por los asirios en el año 722 a. C. en 2 Reyes 17, 6. El rey de Asiria deportó a Asiria a los israelitas del reino del norte (Israel) cuando reinaba allí el rey Osea y transportó asirios de distintas regiones de Asiria a ciudades de Samaría (2 Reyes 17,24). Estas gentes unían el culto a Yahvé con el culto a otros dioses traídos de Asiria. Sin embargo, según J. Trebolle, el pasaje de 2 Reyes 17 no permite concluir que los samaritanos descienden de una población mestiza en lo étnico y sincretista en lo religioso: ésta sería una afirmación de los rabinos.

La Biblia y Flavio Josefo narran que, cuando los judíos (israelitas del reino del sur) que habían sido exiliados a Babilonia regresan a Jerusalén por permiso de los reyes persas (538 a. C.) y comienzan a construir el segundo templo prohiben a los samaritanos ayudarles en la construcción y, como resultado, éstos logran que se interrumpa (Esdras 4, 2-24, Antigüedades Judías XI, 2, 4). Sanballat, el gobernador de Samaria, está entre los adversarios que dificultan la construcción de las murallas a Nehemías (Nehemias 6, 1; Antigüedades Judías XI, 5). Josefo narra (Ant. Jud. XI, 7-8) que el gobernador Sanballat obtuvo de Alejandro Magno permiso para construir el templo en el monte Garizín, y se emparentó con Manasés, hermano del sumo sacerdote Yaddua, dándole en matrimonio a su hija Nicaso (según Nehemias 13, 28, Manasés era hijo del sacerdote Yaddua). Dos papiros de Wadi el Daliyeh, datados en el 353 a. C., citan a Sanballat. El investigador F.  M.  Cross sugiere que hubo varios Sanballat y que Sanballat III fue quien comenzó la construcción del templo en el monte Garizín y acogió al sacerdote Manasés.  Antíoco Epífanes preservó el templo en el monte Garizín, pero éste fue destruído por Juan Hircano (134 a. C.-104 a. C.), porque los samaritanos habían tomado el partido de los seleúcidas (1 Macabeos 3, 10; Ant. Jud. XIII, 9).

En las cuevas de Qumrán se han encontrado manuscritos afines con el Pentateuco samaritano, que contiene un texto distinto del Pentateuco de la Biblia hebrea (texto masorético). Según el Pentateuco samaritano, el monte sagrado es el monte Garizín y no el monte del Templo en Jerusalén. Por medio de los descubrimientos de los manuscritos de Qumrán, los papiros de Samaría de Wadi Daliyeh y las excavaciones realizadas en Siquén (Tel Balatah) y en el monte Garizín (Tel- er-Ras), puede concluirse que el Pentateuco samaritano fue redactado en el siglo II y la formación de la secta samaritana se produce en esta misma época.

Actualmente, hay ochocientos samaritanos en Israel, divididos en dos comunidades: una, en el monte Garizín, y otra, en Jolón, cerca de Tel-Aviv, que fue creada por el segundo presidente israelí Yitzhak Ben-Zvi en 1954. Los samaritanos del monte Garizín hablan el árabe como primera lengua y el hebreo moderno, como segunda. La mayoría de los samaritanos de Jolón tienen el hebreo moderno como lengua materna y entienden el árabe. Los hombres van al ejército. EL hebreo samaritano y el arameo samaritano se emplean en la liturgia y no se hablan en la vida cotidiana.