Jueves 17/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Los regalos del Papa a Ávila

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Jose Francisco Serrano
Jose Francisco Serrano

Más artículos de Jose Francisco Serrano »

Cuando el obispo de Ávila, monseñor Jesús García Burillo, recibió la noticia de la negativa a que el Papa visitara España con motivo del Año Jubilar Teresiano, bien pudiera haber escrito a sus fieles aquello de “determiné a hacer eso poquito que era en mí”, pero eso “con determinada determinación”, “confiada en la gran bondad de Dios, que nunca falta de ayudar a quien por él se determina”. (Camino de Perfección 1).

Ciertamente la visita del Papa no era un negocio de poca importancia para la Iglesia en España. De una Iglesia necesitada de un evento que exprese la unidad común de la fe y la mirada común de la misión.

Es muy probable que en la Conferencia Episcopal, una vez que personalmente monseñor Ricardo Blázquez, con el Secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Parolín, confirmara que, por razones de agenda, este viaje no se podría realizar, la maquinaria se haya puesto en funcionamiento para que el próximo año se dé esa oportunidad. Una visita que, por otra parte, no necesitaría más percha que la del cambio en los rostros y sedes en la Iglesia en España. Un escenario que, a estas alturas, no se ha producido.

O quizá algún aniversario de raíz eclesiológica relacionado con los principios del ejerció de la colegialidad de los obispos, uno de los leit motiv más agudizados de este pontificado.  

La no visita del Papa indica, en este sentido, que las cosas de palacio van despacio y que en Roma se percibe que la Iglesia en nuestro país tiene sus ritmos. Una Iglesia en la que han mudado las formas de liderazgo; en la que los flujos de información con Roma son muy fluidos, y en no pocas ocasiones ignotos para el común de los mortales.

De momento, el obispo de Ávila ha escrito una carta a sus fieles, entre los que había algunos mandatarios locales que querían pedir una explicación a Roma por la negativa, en la que ha recordado los “regalos que el papa Francisco” ha hecho a la diócesis de Ávila.

Concluye el obispo con la siguientes palabras: “Démosle gracias, apoyémosle con nuestro cariño y nuestra oración, tal y como él tan insistentemente nos pide. Devolvámosle su afecto por nosotros en forma de oración por los frutos de su ministerio como Sucesor del Apóstol Pedro. Así le hacemos saber que la Iglesia particular de Ávila está unida a él en espíritu y en verdad”. 

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·