Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Los puentes de Rubalcaba

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ocurrió en la rueda de prensa del anuncio madrileño de la púrpura española. Un periodista le preguntó al Presidente de la Conferencia Episcopal una valoración sobre el nuevo gobierno que se acababa de anunciar. El cardenal dejó claro que no iba a pronunciarse sobre tal materia. Inmediatamente, otro periodista le pidió una valoración sobre el papel de María Teresa Fernández de la Vega como interlocutora con la Iglesia. Y aquí sí; en este caso el cardenal Rouco desplegó, en forma de agradecimiento, todo el afecto con el se habían mantenido los diálogos entre la Conferencia Episcopal y el Gobierno. La noticia de la marcha de la Vice es, sin duda, una mala noticia para la Iglesia. Para la de España y para los interlocutores romanos. No en vano, otra de las personalidades que más habían mantenido el canal abierto de locución había sido, desde sus tiempos como Vicepresidente de la Conferencia Episcopal y encargado de las relaciones con el Gobierno, el cardenal Antonio Cañizares.

Hasta que el tiempo no demuestre lo contrario, la remodelación del Gobierno ha dejado temblando la relación oficial con la Iglesia, máxime si tenemos en cuenta que el hombre fuerte, Rubalcaba, no es precisamente un santo de devociones públicas fraternales conocidas. La imagen de De la Vega con Bertone será la expresión de un deseo. Aunque Rubalcaba mantenga alguna línea directa, muy directa, con la Conferencia Episcopal, el nuevo muñidor del gobierno ideológicamente extremo no se ha caracterizado por entender el hecho público de la naturaleza y misión de la Iglesia en la sociedad contemporánea. Es un tema que no parece interesarle más que en lo referido al orden público, a la historia y a la intrahistoria. En la primera rueda de prensa como portavoz del “Zapatburó”, se apresuró a señalar que las relaciones con la Iglesia las llevaría Ramón Jáuregui, padre del esfuerzo pro tender puentes entre socialistas y cristianos. Frente a un hasta ahora aparato radical contra el cristianismo en el PSOE, se tamiza esa agresividad de ciertos sectores, sanitariamente ideológicos, -por eso de que hoy la sanidad social está en el radicalismo progresista-, con la designación de un hombre que sabe de los cristianos socialistas de a pie, a quienes ha reconfortado y reconfortará en su fe.

Ramón Jáuregui, en la presentación del libro “Tender Puentes”, coordinado junto con Carlos García, en Burgos el 17 de abril de 2002, decía al respecto del diálogo cristianismo-socialismo: “Lo hemos hecho, el libro, como consecuencia de una experiencia y de un deseo común. Lo hemos hecho un cristiano, teólogo nada menos, y un agnóstico, o un cristiano que lo fue y que hoy no lo es. Lo hemos hecho fruto de una experiencia que nos ha marcado a él y a mí, a Carlos y a mí, -el libro lo ha hecho él en gran parte-, antes has dicho los dos autores, realmente Carlos es el alma, nunca mejor dicho, de este libro. Es fruto como les decía, de una experiencia que a lo largo de los 90 hemos recorrido juntos... Esto es un poco lo que hemos hecho con este libro, materializando, cristalizando un largo recorrido común, por tender este puente entre PSOE y Mundo Cristiano”.

José Francisco Serrano Oceja