Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

No se la pierdan…

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Me pregunto, y pregunto a los lectores, si está naciendo una nueva espiritualidad en el catolicismo. Más allá de fórmulas hechas, de tópicos al uso sobre tradiciones espirituales, sobre espiritualidades encarnadas, desencarnadas, postencarnadas, paraencarnadas, la experiencia de fe y la vida de oración y de relación con Dios siempre genera una novedad de modos y maneras.

No olvidemos que, a partir del siglo II, aparecieron una serie de desviaciones que influyeron también en la espiritualidad: la falsa gnosis y el mesalianismo. La deriva de la teología postconciliar –este dato como sola referencia histórica- también produjo una deriva de espiritualidad sincrética. Los Padres de la Iglesia recordaron la bondad de la materia; los nuevos escritores espirituales nos recuerdan la bondad de la carne como creación.

No es casual que uno de los máximos representantes de esta nueva espiritualidad, el converso Fabrice Hadjadj, después de su exitoso libro “La fe de los demonios (o el ateísmo superado)” nos salga ahora con un tratado de espiritualidad o de teología de la sexualidad, de recuperación del cuerpo como templo en el que habita la gracia de Dios. El mesalianismo del siglo IV identificaba la gracia del Espíritu Santo con la experiencia psicológica. Algo así como los libros que se venden en las denominadas librerías religiosas, con profusos colores en las portadas, que no se sabe muy bien si están en la orilla de la autoayuda pneumática o en la espiritualidad psicosomática.

También en la red de redes existe un nuevo despertar de la espiritualidad, quizá porque es consecuencia de una nueva forma de comunicación de la experiencia cristiana. No se pierdan el portal www.espiritualidaddigital.es todo un descubrimiento de una renovada generación de autores espirituales. Para muestra, un índice, los títulos de portada de este mes: ¿Es Santa Teresita la santa del siglo XXI?; Pero ¿sólo Dios basta?; Pautas sobre la eclesialidad de la caridad cristiana; Sangre de la Nueva y Eterna Alianza; “El secreto del Padre Pío” (Antonio Socci); y Como el agua. Y, por supuesto, la sección “Gárgolas y arbotantes”, que dará que hablar. No se la pierdan.

José Francisco Serrano Oceja