Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

¿Un partido católico?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Anduve con la resaca de la manifestación, los primeros días de esta semana, intentando clarificar, clarificarme y clarificarnos, con eso del bulo comunicado de que la Asociación Católica de Propagandistas, y su Presidente Alfredo Dagnino, estaba preparando un partido católico, cuando un buen amigo, una especie de ángel de la guarda mediático, me hizo llegar al correo electrónico un artículo del maestro Alejandro Llano, de hace unas semana, titulado: “Grupos de acción y de pensamiento”.

Lo leí con satisfacción intelectual, la misma que me produjo, sensu contrario, el pasado fin de semana la lectura del libro de Javier Gomá, “Ejemplaridad pública”. Digo, leí al maestro sabedor del olor a hierba seca escribir: “Los grupos de acción y pensamiento se mueven en un plano prepolítico. Se centran en el diagnóstico de la situación, en el análisis de las causas que han llevado a la desvertebración social, y en los procedimientos que es preciso poner en marcha para generar una nueva ciudadanía capaz tanto de resistencia como de innovación. Por su propia naturaleza no requieren ninguna formalización estereotipada. Han de surgir en las comunidades locales, en los ambientes profesionales, en los medios intelectuales y universitarios. Aunque siempre habrá alguno o algunos que den el primer paso y convoquen a mujeres y hombres de su entorno, se trata de movimientos emergentes que tengan la espontaneidad de lo inmediato y rechacen cualquier tipo de patronazgo, por no hablar de manipulación”.

Y después de darle vueltas a esta hoja de ruta intelectual, llego a casa y me encuentro una carta de la Facultad de Teología san Dámaso, de Madrid, la Facultad del cardenal Rouco, en la que se me invita a una Jornada de Estudio, el próximo 6 de noviembre de 2009, sobre “Los partidos confesionales españoles”, con ponencias sobre los partidos políticos católicos del XIX y del XX a cargo de los profesores Magaz Fernández, Andrés Martínez Esteban, Cristina Barreiro, Feliciano Motero y el diputado del PP, Eugenio Nasarre. Pensé entonces que la historia es la novedad y el presente es sorpresa. ¿Alguien da más? ¿Qué está ocurriendo? De momento nos dedicaremos al XI Congreso Católicos y Vida pública sobre “La política, la servicio del bien común”, que no es, ni mucho menos, un Congreso sobre el partido político católico, al servicio de la historia.

José Francisco Serrano Oceja