Martes 22/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

La oración también vota

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Jose Francisco Serrano
Jose Francisco Serrano

Más artículos de Jose Francisco Serrano »

Se acerca la semana previa a las elecciones generales. Primeras vísperas de unas celebraciones navideñas en las que a más de uno se le va a atragantar el turrón, y en las que a más de uno se le va a ver en permanente estado de felicidad transitoria.

Si la cuestión religiosa fue una de los asuntos de la transición política, en la nueva política, escenarios y actores, la cuestión religiosa ha dejado de ser una cuestión. La espiral del silencio como problema. La presencia pública del Evangelio como si no existiera, “ut si non esse”… Ya ocurrió con la ley natural…

Tenemos que volver a pensar sobre la sociedad española como espacio público de diálogo y debate, acerca de temas como la contribución de las confesiones religiosas a la conformación de la ética pública, o la articulación del derecho y de la libertad de los padres a la educación según sus convicciones, o sobre los modelos morales de referencia en el matrimonio y la familia. La cultura de la vida que está a punto de desaparecer y convertirse en batalla perdida.

Atentos al radar de la actualidad. Aviso para navegantes. Lo que las siglas esconden. Los programas electorales con lupa. Ya sabemos lo que es el PP, un muro de contención en algunas materias, una avalancha en otras. Lo que el PP olvida; lo que Ciudadanos esconde; lo que el PSOE ya no recuerda; lo que Podemos pretende. No todo es lo mismo, ni muchos menos. Ni son lo mismo.

Pongamos un ejemplo: Página 199 y siguientes del programa electoral de Ciudadanos. Educación, ideología de género…

O la siguiente noticia, de la edición regional de El País, aparecida en estos días pasados, que transcribo:

Los grupos de PSOE, Podemos y Ciudadanos han aprobado una enmienda parcial a la Ley de presupuestos generales de la Comunidad de Madrid que reduce en 2,9 millones de euros la partida a la educación concertada.

La iniciativa, promovida por el PSOE, reduce los conciertos educativos de Infantil en 795.840 euros; los de Primaria en 1.604.346 euros; los de Educación Especial en 185.746; los de Bachillerato en 211.613; y los de ESO en 104.339.

Los 2,9 millones se reducirán de la partida de 970 destinada a cubrir los conciertos en vigor de 561 centros concertados con más de 340.000 alumnos -42 de ellos de Educación Especial- para ir destinada a inversiones en las universidades públicas, según han indicado a Efe fuentes parlamentarias del PP”.

Tiempo para la reflexión. Ni maximalismo ni minimalismo; ni utilitarismo ni relativismos. Criterios clásicos; el bien posible, el bien real. La contención de lo que es malo objetivamente. Y lectura contrastada, en paralelo. Propongo la “Gaudium et spes”, del Concilio Vaticano II, como texto de referencia. Y oración, mucha oración, que también decide, elige y vota.


José Francisco Serrano Oceja

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·