Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

El obispo de Córdoba y la Alianza de civilizaciones

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

No sé si al obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, le agradará la Ley de libertad religiosa que está cocinando, para servir en no se sabe qué convite, ni cuándo, el presidente Zapatero. Es de suponer que no mucho. Lo que está claro es que al obispo de Córdoba, que tiene las ideas muy claras, el gobierno de Zapatero no le cuela ni una, iba a decir ni uno, pero no se deben escribir algunas cosas.

En el diario italiano Il Foglio, el pasado día 16 de junio, hacía monseñor Demetrio Fernández unas declaraciones que conviene no olvidar, a tiempo y a destiempo, con ley o sin ley de libertad religiosa. He aquí una muestra de lo que dijo, entresacada de los entresacados:“A menudo pienso en la pregunta que Benedicto XVI lanzó a los obispos españoles en el 2005 (yo acababa de convertirme en obispo de Tarragona (-sic en el original, debe decir Tarazona-), cuando nos recibió en el Vaticano durante la audiencia de la visita ‘ad limina’: ¿Qué pretendéis hacer con los musulmanes? Ninguno supo qué contestar y lo dijimos: No lo sabemos. El Islam está avanzando en Europa y los musulmanes cuentan con el apoyo de nuestros gobiernos laicos y se aprovechan de los canales de inmigración hacia Europa, que nuestros ejecutivos trazan para ellos. Vienen, tienen hijos y se asientan. ¿Y nosotros? No sabemos cómo comportarnos. Aceptamos muchas de sus peticiones, algunas son legítimas, otras, como rezar en nuestra catedrales, como quieren hacer en nuestra Santa María de Córdoba, no. A menudo, ofrecen espacios de diálogo que no tienen mucho sentido. O mejor, sin un correcto sentido. En una palabra: cedemos. Y esto no es justo”.

Y añade: “Zapatero tiene un proyecto definido con el Islam y por desgracia, en este proyecto también incluye a Córdoba. Pretende convertir la ciudad en el centro de aquella alianza de las civilizaciones a la que quiere que todas las religiones se plieguen. Junto con Turquía está llevando adelante este proyecto sin darse cuenta del significado que tiene para los turcos, para los musulmanes, Córdoba. Su sueño es recuperar la ciudad. Ocupar la catedral. Estimular a Europa con su presencia. Zapatero quiere que la Iglesia católica se adapte a su proyecto, pero (la Iglesia) no puede unirse a su alianza pues es una alianza sin Dios en la que Dios está completamente excluido. Una alianza en la que nuestra identidad tiene que hacer sólo una cosa: desaparecer”.

Una última idea del obispo de Córdoba: “Hoy en día, los musulmanes y muchas personas que forman parte de la intelectualidad laica del país dicen a la Iglesia católica: “Dejad rezar a los musulmanes en la catedral como un signo de apertura y amistad”. Yo les digo que no se puede dar a este “uso compartido” y por ello me acusan de ser integrista. En cambio, yo católico y defiendo el derecho de los católicos a permanecer en su catedral. Si hoy concedo a los musulmanes rezar una vez al mes, el año que viene querrán rezar una vez por semana. Después, consagrarán el lugar de culto y ya no nos permitirán volver a entrar”.

José Francisco Serrano Oceja