Jueves 18/09/2014. Actualizado 01:00h

Tribunas

Una nueva conciencia misionera

No por casualidad el día que se inauguraba en Burgos la 65 Semana española de Misionología, Benedicto XVI visitaba la casa de los padres Verbitas, en Nemi, lugar que albergó los trabajos de la "Comisión Conciliar de las Misiones", en la que participó un joven teólogo de nombre Joseph Ratzinger. En su discurso, el Papa hizo referencia a la controversia entre las escuelas de Lovaina y Münster sobre si el fin principal de la misión es la "implantatio Ecclesiae" o el anuncio Evangelii. Y recordó que el "dinamismo misionero vive, y vive solo si existe la alegría del Evangelio, si estamos en la experiencia del bien que viene d Dios y que debe y quiere comunicarse".

En el salón de Grados de la Facultad de Teología del Norte de España, con sede en Burgos, no se plantearon, ni se dilucidaron, cuestiones de escuela, que pertenecen ya a la historia de la teología. Lo que se vivió en esta Jornada, que pasa por ser la más antigua de cuantas se celebran en España, es la ratificación de un cambio de perspectiva en cuanto a la comprensión teológica y pastoral de la misión, que permitió, además, conectar el estado de Nueva Evangelización con la experiencia misionera.

La Comisión Episcopal de Misiones, que preside el arzobispo de Toledo, monseñor Braulio Rodríguez Plaza, lleva unos años trabajando, con la ayuda del director de Obras Misionales Pontificias, Anatasio Gil, en un proceso de coordinación y de creación de una nueva conciencia misionera en España. Un proceso apoyado por quienes en las diócesis son responsables de esta necesaria conciencia. Este proceso, iniciado en los tiempos en que era responsable de las Misiones, en la Conferencia Episcopal, monseñor Francisco Pérez, hoy arzobispo de Pamplona, sería insuficiente si sólo se limitara a los aspectos organizativos, estructurales, a la coordinación técnica de las instituciones y realidades misioneras españolas, y de las tradicionales campañas como el Domund, Infancia misionera, Clero nativo.

La proliferación de Fondos de Ayuda de la Iglesia, y el apoyo que tienen en la técnica de la comunicación, hace necesaria una nueva profundidad en los planteamientos teológicos sobre la misión, sobre el sentido de la presencia del primer anuncio. Y en esto se han empeñado quienes han organizado una Semana de Misionología que ha tenido un destacable éxito, se podría decir de crítica y de público, pero sobre todo de contenido doctrinal y de comunicación de experiencia de vida. Un dato significativo. Son pocas las Jornadas eclesiales de las que se puede decir que, como ha ocurrido en ésta de Burgos, los obispos miembros de la Comisión que la organizan asisten día tras día. En primera fila estaban, conferencia tras conferencia, el citado arzobispo de Toledo; el obispo de Astorga, monseñor Camilo Lorenzo; el obispo de Jaen, monseñor Ramón del Hoyo; y el arzobispo emérito de Zaragoza, monseñor Elías Yañes.

La Semana Española de Misiones como si fuera un eco de las palabras de Benedicto XVI en Nemi...

José Francisco Serrano Ocejajfsoc@ono.com

·Publicidad·
·Publicidad·