Viernes 18/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

La niña de sus ojos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Jose Francisco Serrano
Jose Francisco Serrano

Más artículos de Jose Francisco Serrano »

A medida que pasan los días en el calendario se van desgranando, en la Archidiócesis de Madrid, los actos de despedida del cardenal Rouco Varela. En el guión se sigue la misma partitura que se utilizó, en semejante circunstancia, con el cardenal Ángel Suquía. Todo gira en torno a las Vicarías, que son la natural estructura de organización de la Iglesia en Madrid. 

Pero en este calendario del “hasta siempre” hubo un acto de singular trascendencia: la inauguración de curso de la Universidad Eclesiástica San Dámaso, la niña de los ojos el cardenal Rouco. Hata tal punto que, en el momento en el que el Rector de la Universidad, el teólogo Javier Prades, hizo referencia a lo que este centro del debe al arzobispo de Madrid, al cardenal Rouco se le humedecieron los ojos. En pocas ocasiones se le ha visto al cardenal el nudo de la melancolía y de la afectividad sentida por una obra providente que pasará a la historia. En pocas ocasiones, ese minuto que se hace eterno, acompañado por una cerrada ovación del auditorio, ha impedido que del cardenal fluya la fácil palabra y la inteligencia práctica que le hace dar siempre el primer paso.. 

La Universidad Eclesiástica san Dámaso es un centro peculiar, una Universidad Eclesiástica fuera de Roma, que contó el curso pasado con 3.891 alumnos. De entre los cuales hay que destacar que el 17 % procedían de América Latina y el 5% de África. Una Universidad que se ha convertido en un mosaico de la catolicidad y en un centro de receptor de formación de sacerdotes del Tercer Mundo. 

Otras de sus singularidades, visibles en el acto académico, fueron, por ejemplo, la de la alta aceptación que este proyecto académico de ciencias eclesiásticas tiene entre lo que pudiéramos denominar el poder civil, entre los responsables de la política universitaria de los gobiernos, tanto nacional como autonómico. 

En la mesa de presidencia, junto con el Gran Canciller, el Arzobispo de Madrid, se sentaron la Directora Genera de Universidades de la Comunidad de Madrid, Rocío Albert López-Ibor; el Director General de Política Universitaria del Ministerio de Educación, Jorge Sáinz, y Ángel Llorente Fernández de la Reguera, Director general de cooperación jurídica internacional y relaciones con las confesiones. 

Pero no sólo hay que referirse a los responsables de la re universitaria. También estuvieron presentes destacados representantes del mundo financiero, en la persona de varios altos cargos del Banco Santander, y de la Fundación Marcelino Botín; de la Fundación Ramón Areces y de El Corte Inglés, y un numero no desdeñable de patronos de la Fundación Madrid Vivo. De hecho, el cardenal Rouco , en su breve intervención final, se refirió al afecto que Emilio Botín sentía por este centro académico.

 La Universidad Eclesiástica San Dámaso, que sintetiza mucho de lo que ha sido la historia reciente de la Iglesia en España, comenzó su curso con una lección inaugural, a cargo del profesor Nicolás Álvarez de las Asturias, titulada “Ecclesia Samper reformanda: la contribución del derecho canónica”, en la que recordó, desde la perspectiva histórica, que el éxito del conocimiento histórico depende , en buena medida, de dedicarse a cuestiones no actuales, Sánchez Albornoz dixit. 

La cruz del periodismo…

José Francisco Serrano Oceja


“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·