Miércoles 07/12/2016. Actualizado 16:49h

·Publicidad·

Tribunas

El ministro de Educación vuelve a la Iglesia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tengo que preguntarle a mi querido maestro y amigo don Sergio Rábade, catedrático de metafísica donde los haya, o los hubo, no por Francisco Suárez, que es lo que nos ha ocupado habitualmente, ni por lo que dice Descartes de Suárez y la modernidad, que es lo que interesa nos ocupe, sino por el Ministro de Educación, don Ángel Gabilondo, de los Gabilondo de siempre, también catedrático del ser en si, y no para otro.

 

Me tiene que contar don Sergio cómo son los ministros que se creen lo que son y los catedráticos que no son lo que se creen.

 

Al ministro se le ha ocurrido lo del Pacto de Estado en Educación, que es como volver a los tiempos de la gloriosa. Pero no nos ha aclarado, -igual lo hace por los medios-, si el Pacto es para la educación infantil, primaria, secundaria, o universitaria; si el Pacto va a comenzar por el tejado, la universitaria, o por los cimientos.

 

En la Permanente de los obispos algo han hablado de Bolonia, de los créditos ECTS. Veremos qué dice el cardenal Rouco el próximo lunes en su encuentro con los profesores universitarios de Madrid.

 

Por cierto, allí estuvo el Ministro cuando era Rector de la Autónoma y fue invitado a esa cena, a la que acudió amablemente. Tampoco nos ha aclarado si ha llamado a la Iglesia para que firme el Pacto, que algo de esto sabe; si en el Pacto o en lo pactado van a entrar los profesores de religión, que ése sí que es un hueso duro de roer con la Iglesia.

 

No nos ha dicho el ministro si el Pacto va a comenzar por la Comisión mixta Iglesia y Estado en materia Educativa –echamos de menos la foto de un metafísico y un teólogo juntos-, o si esas cosas las van a arreglar entre amigos una noche cenando.

 

Habrá que preguntar a monseñor Casimiro López Llorente, obispo responsable de la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis, fino jurista de la Escuela del cardenal Rouco Varela, o al secretario de la cosa y de la causa en Añastro, don Modesto, si el Ministro ha vuelto a la Iglesia, es decir, de dónde salió, aunque sea por la puerta de la FERE, y a la CONFER, para hacer, entre todos, el Pacto de la Educación.

José Francisco Serrano Oceja