Miércoles 07/12/2016. Actualizado 16:49h

·Publicidad·

Tribunas

El martirio, en Católicos y Vida Pública

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En el catolicismo social, seglar, español hay una cita marcada en rojo en el calendario: el Congreso “Católicos y Vida pública”, organizado por la Asociación Católica de Propagandistas y la Fundación Universitaria san Pablo CEU. En esta ocasión con un tema no adjetivo sino sustantivo; un eco del lema de la Jornada Mundial de la Juventud, a la que es muy difícil sustraerse: “Firmes en la fe y en la misión”. El Congreso es, y seguirá siendo –si Dios lo quiere-, algo más que un lugar de encuentro de los católicos de muy diversas procedencias. Es una invitación a romper con la inercia de una forma de ser católico cultural, sociológico. El Congreso pretende ser un revulsivo para la conciencia, las más de las veces individual y las más de las veces adormecida.

Son muchas las novedades de este Congreso. Una, la edición por la BAC de un volumen síntesis de la historia del Congreso. Si se puede decir que no se es nadie en el mundo de la teología, de la espiritualidad, del pensamiento cristiano, si no es está en el catálogo de la BAC, pues ahí ya está el Congreso.

Otra, la constelación de personalidades; desde un Julián Carrón, presidente de la Fraternidad de Comunión y Liberación, que hablará, por primera vez al gran público en España; pasando por el Presidente del Instituto para las Obras de la Religión, Ettore Gotti Tedeschi; el periodista y escritor de éxito, Fabrice Hadjadj; el político italiano Luca Volonté; o el que fuera director de la Sala Stampa de la Santa Sede, Joaquín Navarro Valls. También, en la noche del sábado, se podrá asistir al pre-estreno en España de una película que ha cambiado la vida de no pocos jóvenes, el testimonio de los mártires cistercienses de Thibirine (Agel), titulada “De dioses y hombres” de Xavier Beauvois. El martirio entra de lleno en la agenda del Congreso Católicos y Vida Pública.

Quizá este Congreso, bajo la resaca de la visita de Benedicto XVI a Santiago de Compostela y a Barcelona, pueda contribuir decisivamente a lo que nos pedía el Papa en el avión del viaje a España, al diálogo entre la fe y la secularización. Michael Burleigh escribió en uno de sus libros famosos que “la combinación de religión y política será el tema de los próximos cincuenta años”. El Congreso Católicos y Vida Pública nos recuerda que el vigor del cristianismo, que lo convirtió en religión universal, siempre ha consistido en su síntesis entre la razón, la fe y la vida.

José Francisco Serrano Oceja