Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Lo que faltaba

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ahora, resulta que, según dice uno de los más acreditados expertos mundiales en todo, también en la masonería –él sabrá porqué-, y en un libro bien publicitado, “la Conferencia Episcopal Española se ha entibiado hasta no pasar apenas de lo simbólico”. Me refiero a César Vidal, que en su último libro sobre la masonería, bueno, penúltimo con toda probabilidad, le dedica un apartado a la Conferencia Episcopal cargado de inexactitudes y de protestas. Este envite coincide con una campaña mediática contra el cardenal Rouco Varela, tamizada de traiciones y de inexplicables vómitos de algunos que lo único que saben en la vida pública es ser “ex” de todo y de nada, de prensa y de lo español, del abc del oportunismo y del cenit de la insidia. Una campaña a la que están contribuyendo los de siempre con el ruido interno de las vuvuzelas de la mediocridad. Lo que faltaba.

Dice el citado radiofonista que la Conferencia Episcopal ha dejado de respaldar, de la noche a la mañana, a los defensores de la objeción de conciencia de la asignatura EpC. Además, que la CEE ha dejado de dar la batalla en contra del aborto, con argumentos que van desde los supuestos silencios del cardenal Sistach y de monseñor Martínez Camino hasta el caso Bono. Y, añade, por último, como cierre de tesis, que la CEE ha optado por cambiar la línea de la COPE “por una más complaciente hacia el gobierno de ZP y sus aliados nacionalistas”.

Pero no nos perdamos en especulaciones. He aquí un párrafo ejemplar de siembra de sospecha. “Las razones –escribe- para tan importantes cambios en el seno de la Conferencia Episcopal española permanecen en el seno de los tratos con el poder y sería caer en la más grosera especulación el atribuirlo a masones infiltrados, a torpeza e ignorancia, a intereses personales de algunos obispos, o a mero oportunismo político. Dejemos pues ahí la cuestión y...”.

No tendría páginas en esta web, querido lector, para ir contrarrestando, una por una, la argumentación de nuestro agradecido autor, que durante no pocos años trabajó para una empresa de comunicación propiedad, mayoritariamente, de la Conferencia Episcopal Española. Quizá haya que escribir un libro…

José Francisco Serrano Oceja