Martes 22/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

El éxito del Foro Arrupe

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Foro Arrupe, iniciativa de presencia pública de la Compañía de Jesús, que se celebra en la madrileña iglesia de san Francisco de Borja, está de mudanza, al menos en su cabeza. El P. J. I. Vitón ha pasado el testigo al jesuita Daniel Izuzquiza, especialista en las corrientes de teología política y pública más activas de los Estados Unidos. El nuevo director pretende ligar este Foro con la revista “Razón y fe”, razón añadida al tirón mediático de la entrevista con el Papa


Un artículo de...

Jose Francisco Serrano
Jose Francisco Serrano

Más artículos de Jose Francisco Serrano »

Además, el proceso de unificación de las Provincias de la Compañía de Jesús en España no sólo ha producido como fruto UNIJES, la coordinadora de las Universidades, también está incidiendo en algunas iniciativas encaminadas a la regeneración de la sociedad española. Recientemente se ha celebrado un encuentro con políticos electos y miembros de la sociedad civil en el que se abordó la actual situación de España. 

Uno de los éxitos del Foro Arrupe, en estos más de una docena de años de vida, ha sido el hecho del cuidado en la selección de los ponentes y el peculiar método de diálogo que acompaña cada uno de los encuentros. Una muestra del fino olfato en la designación del invitado ha sido la participación, en el último Foro, de Alejandro Macarrón, que disertó sobre “El declive demográfico: pensiones en riesgo y mucho más”.  

Los datos que ofreció en su intervención dan que pensar. He aquí alguna muestra: la cuantía de las pensiones va a subir un ínfimo 0,25%; el gasto por pensiones públicas va a crecer el próximo año 5.800 millones de euros al incrementarse en 130.000 personas las que van a percibir una pensión. Unos 460.000 españoles cumplirán los 65, y es previsible que fallezcan en torno a 330.000. A eso hay que añadir el “efecto sustitución”: los nuevos jubilados cobrarán, en promedio, pensiones más elevadas que los pensionistas que van falleciendo. 

En resumen: vivimos cada vez más, nacen menos niños y en consecuencia se ha invertido la pirámide de edad. En 1974 la media de la población española era 25 años y ahora es de 42. Nunca hasta 2012 España había perdido población.

Añadamos los siguientes parámetros: el 80% del gasto farmacéutico lo consumen los mayores de 65%; el 50% corresponde a mayores de 70 años. Otro efecto añadido al invierno demográfico es el cambio social: menos hijos, menos relaciones familiares y pérdida de calidad de vida. 

La conclusión es clara: se necesitan urgentemente políticas que favorezcan la natalidad y potencien la inmigración ordenada. La sociedad debe ser consciente de la gravedad del problema.

José Francisco Serrano Oceja


“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·