Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

¿Un comentario ateo, agnóstico?

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Quizá resulte un poco extraño, pero quiero dedicar estas líneas a un comentario que un ser humano que se nombra "genaro", así, en minúscula, ha hecho a mi último escrito en esta tribuna- "Religión, moral, cultura".

"Lamento discrepar al 100% con su enorme FE en el cristianismo y en la religión en general. ¿De qué dios habla de entre los centenares que han sido utilizados para manejar a los hombres desde sus temores, miedos e ignorancia? ¿Un dios que necesita "encarnarse" en un hombre? ¿Qué dios es ese y qué pobres poderes tiene? ¿Copiando a otros que a través de su poder terrenal y humano se llegaron a creer dioses? Un dios, que necesita dividirse y fraccionarse para poder ser explicado?". genaro.

De entrada le agradezco que llame "enorme" a mi Fe; y enseguida quiero aclararle que mi Fe no se refiere ni al "cristianismo" ni a la "religión en general", términos que siempre pueden ser entendidos y manejados de maneras muy diferentes. Mi Fe es en Cristo, en Jesucristo, Hijo de Dios hecho hombre; y origen ciertamente del "cristianismo", y en Él, en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo; y en la Iglesia por Él fundada.

Al hablar de Dios no hablo de un pequeño ídolo fabricado por hombres, uno de esos "centenares de dioses", que pululan por doquier cuando nuestros ojos no soportan la Luz verdadera. No. Hablo de Dios Uno y Trino, el único Dios.

Es cierto que los hombres hemos utilizado, no a Dios, a quien nadie puede "utilizar", pero sí a su Santo Nombre, para enfrentarnos los unos a los otros. Le hemos "utilizado" para cubrir nuestras miserias y nuestros pecados. Él ha tomado sobre Sí nuestros pecados, nuestras miserias, para ofrecernos una libertad, que sólo en libertad de amor podemos acoger y aceptar. Y somos tan "miserables" que a veces no aceptamos el don.

"¿Un dios que necesita "encarnarse" en un hombre?" La "nostalgia de Dios" que palpita en todo corazón humano, me parece que ha traicionado la pluma de "genaro". No. Dios no necesita encarnarse en un hombre. Dios, el Hijo de Dios, Jesucristo, ha querido "nacer hombre", sin dejar de ser Dios. Y, no por necesidad, sino por Amor.

Y ha querido, también es verdad, tener "pobres poderes", Él que es Todopoderoso, que es el Creador del Mundo, porque espera que el poder de su Amor atraiga hacía Él, que es la Luz del mundo, a toda inteligencia que lo busca; a toda pupila que lo mira; a todo corazón que le manifiesta su amor, su arrepentimiento, al contemplarlo clavado en la Cruz, sereno, dando Su Paz.

No "copia a nadie". Los pobres hombres que han caído en la trampa del "poder terrenal", no hay llegado nunca a "añadir un palmo a su estatura". A lo más que han llegado es a la locura. Y no precisamente a la "locura" del Amor en la Cruz; a la "locura" de todo el poder de Dios, en la Resurrección. Y tampoco a la locura nerviosa de enfermedad. No. Han caído en la locura de despreciarse a sí mismo, de suicidarse, al no soportar el vacío de su propia miseria.

Dios no necesita ni "dividirse ni fraccionarse para ser explicado". Él sabe que su Amor no cabe en el corazón de ningún ser humano. Él sabe que nunca le entenderemos del todo; que nunca comprenderemos su locura de hacerse Pan, Alimento, para caminar con los hombres en la Eucaristía. Él quiere saciar nuestra "hambre"; quiere calmar nuestra "sed". Y sabe que no hay alimento, ni bebida en la tierra que pueda saciar el espíritu del hombre, creado para gozar de Dios, en Dios, con Dios.

Esa "criatura" que Él ha creado, para que un día descubra el tesoro encerrado en la vida de cada hombre; ese tesoro que el Buen Ladrón nos descubrió en la Cruz: la fuerza, la humildad, de rogar a Cristo moribundo: "Acuérdate de Mí cuando estés en Tu reino".

Lo reconozco. Genaro me ha recordado a esos "agnósticos" de quienes decía Benedicto XVI, que están intranquilos porque todavía no han encontrado a Dios; y siguen buscándolo. Y quizá Genaro sepa que el Señor "se hace el encontradizo con quienes le buscan".

Ernesto Juliá Díaz

ernesto.julia@diaz

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·