Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:15h

·Publicidad·

Tribunas

El alma cristiana del PP

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El reciente Congreso de la CDU alemana, celebrado en Karlsruhe, en el Estado de Baden Württemberg, ha sido mucho más que una agraciada frase de Ángela Merkel, portada en el “New York Times”, en la que decía que “en Alemania, no tenemos mucho Islam, sino poco cristianismo”. Y añadía: “seamos más abiertos para mostrar que somos cristianos”. El Congreso, que ha servido para ratificar el liderazgo de la Canciller alemana, ha sido una lección magistral sobre cómo se deben plantear las espinosas cuestiones del presente. Los representantes españoles del PP tomaron buena nota y han comunicado rápidamente la lección: la referencia del humanismo cristiano en la inspiración política hoy es lo que permite solucionar adecuadamente algunos de los imponderables del presente histórico.

El PP no está solo en el empeño de ofrecer una propuesta política que responda a una correcta concepción antropológica, máxime cuando el invierno de las bajas temperaturas del socialismo real está produciendo la congelación moral de la conciencia de no pocos españoles. Otra cuestión es que los liberales áulicos del PP entiendan, o quieran entender, estas sencillas lecciones de la historia, por más erudición que pretendan echarle a la sociedad abierta, relativista y, en no poca medida, plural.

Merkel hizo hincapié repetidamente en que Alemania da la bienvenida de todo corazón a todo aquel que respete y observe la cultura de ese país. Tres aspectos de la espinosa asignatura de la inmigración –la sombra de Sarkozy es alargada- fueron considerados como claves: la lengua, las leyes y los valores. La líder del CDU insistió en que “los que aprenden alemán y respetan nuestras leyes y valores, son bienvenidos en Alemania. Los que se niegan, sin embargo, deberán enfrentarse a sanciones”. Una de las frases que arrancó mayores aplausos fue la que, en el contexto de la defensa de los valores cristianos como referente de la sociedad alemana, hizo a modo de confesión pública de fundamentos: la “C”, de cristiana, es la que la sostiene como Presidenta. Nadie negará que no a mucho tiempo Mariano Rajoy dirá públicamente algo parecido. No olvidemos el artículo que el Vicepresidente tercero del Congreso, Jorge Fernández Díaz, escribiera en un diario madrileño el pasado cinco de noviembre, con el título “Sobre la supuesta indefinición del PP”. Toda un alerta en el móvil de la agenda política popular.

José Francisco Serrano Oceja