Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Vuelve la guerra de crucifijos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Nos esperan treinta y un artículos en el borrador inicial de una ley de Libertad Religiosa absolutamente innecesaria para la realidad de España. Dicen que el Presidente del Gobierno se la llevó para leerla y trabajarla este verano. Y el Ministro para lanzar los globos sonda pertinentes y así ir caldeando el ambiente. Si acaso una ley diseñada, en el marco de Alianza de cavilaciones, para dar sentido a esa cavilación de redención laica de la humanidad que tiene el mesianismo implícito en la política del socialismo de Zapatero.

Lo que será abrasador es el otoño que nos espera; con la reforma de la ley del aborto; con la propuesta de una nueva Ley de Libertad religiosa que minará, poco a poco, los fundamentos sobre los que se construyó la laicidad de la Constitución de 1978 y el pacto constitucional.

La Iglesia Católica, en la Comisión de Libertad Religiosa del Ministerio de Justicia, es algo más que una invitada de piedra. El representante de la Iglesia, el jurista y sacerdote, don Silverio Nieto, sabe, como nadie, de lidias, de negociaciones, de acuerdos y de desacuerdos. Es, sin duda, no sólo por su condición de director del Servicio Jurídico Civil de la Conferencia Episcopal, la persona adecuada, en el momento adecuado y en el lugar adecuado. Hasta ahora ha mantenido el pulso de las ideas claras y de los intereses de la Iglesia en el horizonte de la distinción, que no tiene por qué ser distancia. Distinción de órdenes, el eclesial y el estatal; distinción de conceptos, laicidad y laicismo; distinción de ordenamientos, canónico y civil. Pero a partir de que comience a circular el borrador de la ley, comenzarán los fuegos de artificio.

El PP le ha encomendado a su diputado Eugenio Nasarre este trabajo. Un clásico para una cuestión clásica. Los representantes de la Comunidad judía están dispuestos a todo, incluso a establecer una alianza entre Testamentos, el Antiguo y el Nuevo, para hacer frente a la desorientación legislativa.

Los protestantes, mientras siga existiendo la Fundación del Ministerio que financia a las confesiones minoritarias, no van a decir más que lo justo, lo que les conviene. El Islam feliz y contento en su reconquista de la nueva Al Andalus. Los budistas, para qué contar, encantados de haberse encontrado…

Según nos ha explicado, en la prensa, por supuesto, el ministro Caamaño, vuelve la guerra de crucifijos después del verano. ¿Quién la ha iniciado?

José Francisco Serrano Oceja