Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:15h

·Publicidad·

Tribunas

La Transición de los protagonistas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pasado día cuatro de marzo, el arzobispo emérito de Zaragoza, monseñor Elías Yanes, chateaba con los usuarios de la página web de la diócesis de Málaga a propósito del papel de la Iglesia en la Transición. No era casual que ocurriera en Málaga; allí se habían reunido, durante unas jornadas, un grupo de obispos, periodistas, intelectuales y políticos para hablar, conversar, dejar constancia y memoria de las relaciones entre la Iglesia y la Transición política española, por eso de que ahora vivimos una segunda Transición como de-construcción de la primera, sin consenso y sin la inteligencia de la paz y de la reconciliación.

Junto a Monseñor Fernando Sebastián, artífice en gran medida del encuentro, estaba previsto que asistieran el teólogo Olegario González de Cardedal, el ya citado monseñor Yanes, el historiador Juan María Laboa, el sacerdote y periodista Joaquín Luís Ortega, y el ex ministro de la UCD Landelino Lavilla. Todos ellos protagonistas destacados de aquel período, a la sombra del cardenal Tarancón, y con la juventud, entonces, de quienes tiene en sus manos las ideas y el pensamiento del pálpito de la historia. Este pequeño concilio histórico recuerda a los celebrados hace años en casa del cardenal Tarancón, poco antes de morir, con motivo de los encuentros de la Fundación Pablo VI, de Brescia, en España. Los registros audiovisuales de esas reflexiones, en su día, se guardaron entonces en un lugar seguro, por eso de su valor como testimonio para un futuro siempre abierto.

Junto a la necesaria y conveniente evocación de aquellos años, los participantes dibujaron los perfiles de las idas, actitudes, modelos, textos y contextos de aquel período, sin el calor y el candor del presente y con la suave lucidez de la autocrítica, concepto tan necesario como obligado en el análisis de las relaciones entre el último franquismo y la Iglesia. Una autocrítica dentro de la Iglesia de la que escribió, con acierto, García Escudero, entre otros.

Monseñor Elías Yanes, en el citado encuentro cibernético con los anónimos interlocutores, a la pregunta sobre si cree que el papel de la Iglesia durante ese período ha sido valorado, contestó: “A mi me parece que tanto los medios de comunicación como las publicaciones de historiadores que se ocupan de este periodo todavía no han hecho una valoración positiva en el grado en que me parecería justo”.

José Francisco Serrano Oceja