Jueves 17/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Sevilla, capital del Domund

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Jose Francisco Serrano
Jose Francisco Serrano

Más artículos de Jose Francisco Serrano »

El Domund de este 2015 se nos ha ido a Sevilla, a Andalucía, con lo que monseñor Juan José Asenjo, y los obispos andaluces, deben estar pero que muy contentos.

Y en Sevilla se ha presentado esta campaña con un pregón de lujo de Soledad Becerril, Defensora del Pueblo español, andaluz, que además estaba en su plaza. Un pregón en el que la defensora de lo popular ha dicho las verdades del barquero sobre las misiones y sobre los misioneros.

Sería interesante que la onda expansiva de sus palabras llegarán hasta Madrid, rompeolas de las Españas, quizá hasta la catedral de La Almudena, hasta ahora la sede del pregón del Domund. Quizá en esta nueva época de la Iglesia, Madrid, que es el centro, pierde centralidad a favor de las periferias de España, que se convierten en centros neurágicos del futuro.

Soledad Becerril, también, en este caso, defensora de un singular pueblo en el exilio, los más de trece mil misioneros españoles que viven fuera de nuestras fronteras, ha recordado muy machadianamente que “los años pasan, pero los objetivos del Domund son los mismos: ayudar a los más empobrecidos”.

Repartidos en 136 países, en los cinco continentes, “se han olvidado de sí mismos y de sus propias necesidades para enseñar la palabra de Dios. La mayoría, además, no se han circunscrito únicamente a la evangelización, sino que han asumido como propias labores de asistencia sanitaria, educativas o de seguridad”. Para la Defensora del Pueblo, “la historia de las misiones es la historia de la vocación de la Iglesia”.

Sus últimas palabras estuvieron dedicadas a la crisis permanente de los refugiados. La Defensora del Pueblo ha enviado un mensaje a la Unión Europea, manifestando que es “una obligación moral” ayudar a los refugiados que se agolpan en nuestras fronteras. “Es necesario prestar ayuda humanitaria, de forma ordenada y organizada, siguiendo los protocolos de la Unión Europea”, ha concluido.

El Domund misionero 2015 cuenta con el apoyo de la defensora del pueblo misionero. Un lujo que ojalá se repita.


José Francisco Serrano Oceja

Etiquetas
,
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·