Miércoles 23/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Proteger hoy la vida

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La defensa de la vida es la primera de las causas para una sociedad y un Estado progresistas. Sin vida no hay progreso que valga, derechos sociales reales, ni auténtica libertad. Por eso miles de personas salimos a las calles en las principales ciudades españolas proclamando un "Sí a la vida". No hace falta aportar argumentos religiosos por ser algo de elemental humanidad, reforzada eso sí por la fe que humaniza la sociedad.

El aborto es una lacra antinatural, un estigma de la sociedad, y un retroceso humano, más abajo de las cavernas porque nuestros antepasados no abortaban voluntariamente sino que protegían la vida. Por eso urge establecer leyes que a favor de la vida, que apoyen la maternidad, y fortalezcan el tejido social. El socialismo ha fracasado en sus políticas contra la vida porque el aborto es antinatural, y precisamente por eso intentan imponerlo con calzador, falseando la realidad hasta en las palabras; "interrupción voluntaria del embarazo", dicen, cuando en verdad es matar a una criatura humana ya concebida, y las mujeres que abortan son forzadas y engañadas.

Las biempensantes de izquierdas se escandalizan de la esclavitud pasada por ser algo impropio de una sociedad progresista. Hoy no es tolerable y quienes lucharon por abolirla son héroes. No se entiende por qué no reaccionan igual ante el aborto sino que por el contrario lo impulsan con toda su fuerza manipuladora. Por ejemplo, el gobierno socialista de Zapatero amplió en 2010 la ley del aborto diciendo que se trataba de disminuir los abortos clandestinos, la manida cantinela de siempre; sin embargo, en 2011 se practicaron 118.359 abortos es decir 5.328 más que en 2010 antes de imponer la actual ley.

Finalmente no se entiende la tibieza del Gobierno de Rajoy para cumplir su promesa electoral de una ley que proteja la maternidad y garantice el derecho a la vida cambiando la ley socialista sobre el aborto. Hace bien Rajoy en dedicar tantos esfuerzos a salir de la crisis económica, pero haría mejor en dedicar también nuevos esfuerzos a cumplir la promesa electoral del PP. Supongo que, a diferencia de Zapatero, no estará obligado a cumplir con poderosos grupos de presión internacionales, pero sí está obligado a cumplir con sus votantes, con la mayoría de los españoles. La paciencia de los ciudadanos tiene un límite.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·