Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Principio y fundamento de la crisis económica

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un mal titular diría algo así como que los jesuitas piden el final del gobierno de Zapatero. Un buen titular tendría otro tenor: El Foro Arrupe, iniciativa de la Compañía de Jesús, debate sobre la crisis económica. Otro, de carácter medio rezaría: Un Foro auspiciado por la Compañía de Jesús pide soluciones de la sociedad civil ante la crisis económica. Ahora que el PSOE más radical se ha lanzado a tapar sus vergüenzas por elevación, y han querido remover las aguas sociales dando lecciones de austeridad y generosidad a la Iglesia, el Foro Arrupe ha analizado la crisis económica con la participación del director del Departamento de Economía de la Facultad de Ciencia Económicas de Comillas. Y lo ha hecho con datos. Aquí están:

“El paro, -señala la nota de prensa- que ha pasado de 1,8 millones de desempleados en el 2007 a los actuales 4,600.000, alcanzando una tasa del 20%, aunque en el caso de los inmigrantes se eleva al 30% y en el de los jóvenes al 40%, y con más de un millón de hogares con todos sus miembros en el desempleo. Y el déficit, que en el 2009 llegó al 11,2%, una cifra totalmente desconocida en la economía española, debido a que entre el 2007 y el 2009 el gasto aumentó en 7 puntos porcentuales, mientras que el ingreso público cayó el 6%. El profesor Espinola advirtió que la crisis financiera, bursátil y bancaria había producido una gravísima situación económica mundial, europea y española, pero que pilló a nuestro país con grandes desajustes.

En primer lugar mencionó el importante endeudamiento privado, tanto en familias como en empresas, el excesivo gasto (vivimos por encima de nuestras posibilidades) y el fuerte endeudamiento exterior.

Nuestro modelo productivo adolece de graves carencias: existía un sobredimensionamiento de la construcción y del sector financiero; no se hace una apuesta industrial importante y aumenta nuestra dependencia de hidrocarburos que debemos importar y se convierte en nuestro talón de Aquiles.

Por otro lado, señaló el déficit de capital humano, con un record de fracaso escolar y la falsa flexibilidad del mercado del trabajo por el aumento de los contratos temporales”.

Según dice el comunicado de prensa, en el Foro “hubo peticiones para que la sociedad civil tomara cartas en el asunto ya que el Gobierno parece incapaz de hacerlo y sindicatos y colegios profesionales tienen miedo a perder sus subvenciones, según se adujo”.

Por cierto, la historia enseña que se comienza pidiendo que la Iglesia renuncie a una parte del IRPF y se termina acusando a la Iglesia de causar la crisis, o a los curas de estar con los ricos... ¿Les suena?

José Francisco Serrano Oceja