Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Sobre Prensa Católica

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A la espera de lo que nos diga Benedicto XVI en su discurso a los participantes del Congreso sobre Prensa Católica en la era digital, que se está celebrando en el Vaticano, transcribo aquí algunas notas de mi cuaderno de ideas de estos días, más que de ideas novedosas, de encuentros e intercambio de experiencias siempre novedosos.

Ya no existen los criterios únicos, sino los problemas comunes.

Vivimos sometidos a la necesidad de dar respuesta a lo inmediato, no tenemos tiempo para investigar ni para planificar. Las estrategias han pasado al olvido de la historia. Quizá sólo diseñan estrategias otros. Las reuniones frecuentes entre los responsables de la comunicación de la Santa Sede son un buen ejemplo de cómo afrontar problemas en tiempos recios.

La comunicación en la Iglesia no es una cuestión de personas; es de responsabilidad cristiana. El pragmatismo del mundo americano y del mundo anglosajón les lleva a tomar la delantera. Nosotros, el mundo hispano y el mediterráneo, vivimos en las ideas platónicas.

Quien tiene el protagonismo en el mundo de la comunicación, tiene la ventaja competitiva. Jesús Colina se ha preguntado: ¿Ha perdido la Iglesia el mundo 2.0?En la Iglesia, referido a la comunicación, hay muy poca investigación. Y cuando no hay investigación aparecen los deseos, las buenas voluntades, los acuerdos tácticos.

El debate sobre la identidad ha dado un giro, ya no es sobre las relaciones de identidad y verdad sino de identidad y pragmatismo.

La proliferación de sitios de información oficiosa y no oficial, ¿legitima o deslegitima lo oficial?

La crisis general de la prensa es también crisis de la prensa católica, a no ser que haya católicos que no nos permitan estar en crisis. Ya no existen los mono-medias; o plataformas integradas como contexto, o nada.

Seguiremos informando, desde Roma.

 

José Francisco Serrano Oceja