Miércoles 07/12/2016. Actualizado 16:49h

·Publicidad·

Tribunas

Noticias que no lo son

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La nieve ha recibido a los obispos, a su llegada a Madrid, para la preceptiva semana de Ejercicios Espirituales. Un tiempo propicio, después de la actividad litúrgica y apostólica de las Navidades, para entrar más de lleno en el principio y fundamento. Últimamente proliferan los directores de Ejercicios jesuitas, quizá sea lo propio. Jesús Luzárraga Fradua, SJ., Profesor Emérito del Pontificio Instituto Bíblico de Roma es el de este año. Quien más, quien menos, recuerda, por ejemplo, la meditación que el padre Rupnick impartió en la Sacristía Mayor de la Catedral de la Almudena o la tanda que dirigió el entonces franciscano, monseñor Jesús Sanz, hoy arzobispo electo de Oviedo. Será sin duda una semana de mucho fruto espiritual, un Tabor episcopal que se traducirá en la vida de la Iglesia.

Más de un texto se pergeñará durante estos días, quizá como el interesante recién publicado por el arzobispo de Burgos, monseñor Francisco Gil Hellín, que escribiendo sobre los cristianos y la defensa de sus ideas dice: “Alguna vez me ha venido a la cabeza si los católicos y, especialmente, los que se oponen a que éstos defiendan sus ideas en la plaza pública, no tendrán una idea demasiado superficial y reductora de lo que es la fe católica. Porque muchas veces unos y otros dan la impresión de que en lugar de considerar a la fe católica como una realidad que orienta e informa toda la vida personal, familiar, profesional y social, la consideran como un conjunto de prácticas piadosas externas: procesiones, novenas, insignias, etcétera. Quien tenga tal concepción de la fe cristiana, difícilmente podrá defenderla.

Pasado el huracán Munilla, que, por cierto, se queda de administrador apostólico en Palencia, y no cabe duda de que por mucho tiempo, la aguas se calmarán y, aunque se empeñe el Gobierno en amenazar al personal con la Propuesta de Ley de Libertad religiosa, en algo más que vía libre, podremos dedicarnos a las otras noticias que nunca son noticia, por eso de que no se publican.

Inauguramos un año con la presentación de las cartas credenciales del señor Nuncio, que no se ha prodigado excesivamente desde que vive en la casa de la avenida de Pío XII. La discreción es norma de su trabajo; las entrevistas mantenidas hasta el presente, pocas, pero muy en lo esencial de su misión en un país, el nuestro, complejo donde los haya. Hombre libre, de profundo espíritu apostólico, va sembrando la estela de ser un trabajador incansable que, seguro, pondrá a toda máquina los motores de la Nunciatura para que las interlocuciones propias de su misión, por ejemplo, la necesaria con el gobierno, discurran por los cauces adecuados. El diálogo, siempre; la verdad, siempre.

No olvidemos que Toledo acogerá del 27 al 30 de mayo el Congreso Eucarístico Nacional, organizado por la CEE en la conclusión de su vigente Plan Pastoral “Vivir de la Eucaristía. Yo soy el Pan de Vida”. Pero de esto hablaremos más adelante, y con más calma.

José Francisco Serrano Oceja