Martes 19/09/2017. Actualizado 16:50h

·Publicidad·

Tribunas

Mártires del siglo XXI

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Jesús Ortiz
Jesús Ortiz

Más artículos de Jesús Ortiz »

Cinco Misioneras de la Caridad han sido asesinadas en Yemen por su fe cristiana a manos de fanatismo islámico. Son: Sister Anselm de la India, Sister Judith de Kenia, Sister Margarita de Ruanda, Sister Reginette también de Ruanda. No olvidamos sus nombres y a su tiempo figurarán en el elenco de los santos mártires del siglo XXI. Verdaderamente son mártires porque permanecieron allí después de haber recibido amenazas, según ha confirmado el Secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin. Y el Papa Francisco aseguró el domingo siguiente durante el Ángelus que las religiosas asesinadas eran mártires que habían derramado su sangre por la Iglesia. Ellas han muerto por Jesucristo y por el prójimo a causa del odio al cristianismo.

Son las penúltimas, porque cada día hay nuevos asesinatos de religiosos y laicos, misioneros, en algún país fanatizado por las hordas del fundamentalismo islámico. Si el siglo XX ha llenado el mundo de mártires, en mayor número que en los primeros siglos, este siglo nuestro no le va a la zaga. Y tan solo estamos empezando.

Me parece que por ahora los cristianos no saldremos a las calles a decir «Yo soy esas sisters asesinadas» para manifestar nuestra rabia. Y menos lo esperamos de los partidos en Occidente –tan temblorosos ante el nombre de Dios o de la Iglesia- así como de buena parte de la prensa. Porque sabemos que la cristofobia está en la entraña de ciertos organismos internacionales, como en determinadas divisiones de la Unión Europea y en Naciones Unidas, en las que impera el laicismo para configurar unas sociedades postcristianas sin Dios.

Sembradores de paz

Los cristianos también somos víctimas del Daesh y otras siglas del marasmo terrorista. Ciertamente no perdemos la vida aunque sí sufrimos al ver nuestras creencias perseguidas e incendiadas en tantas iglesias del África, de la India, o de algunos países de Extremo Oriente. Hay un abismo entre las víctimas mortales y perseguidas en sus países, como Siria o Irak, y los que vivimos cómodamente en Occidente, pero sí hay un hilo conductor de sufrimiento en la misma fe.

Esa rabia nuestra podría llevar a decir y hacer barbaridades pero bien saben los terroristas islamistas que no haremos ninguna salvajada: hoy no empuñaremos las armas allí lejos, ni emplearemos aquí cerca la calumnia para destruir la fama de los adictos a la cristofobia, como sí hacen ellos con la Iglesia. De una parte lo impide la caridad cristiana que nos lleva a ser sembradores de paz, la Alegría del Evangelio, y a trabajar a largo plazo. Por ejemplo, con la ayuda de Dios y la sangre de los mártires, los cristianos en África han crecido en el siglo XX pasando de 9 millones a los 541 actuales, - algo impresionante- y se calcula que llegarán a  1,1 mil millones en 2050. Pero también es verdad que no vamos a permanecer inactivos. Hay muchos modos de ganar las batallas. El mundo entero lo ha podido comprobar en tiempos de Juan Pablo II cuando cayó el muro de Berlín, algo inhumano y antídotos, sin necesidad de tener divisiones acorazadas en el Vaticano. Tenemos otras fuerzas.

Etiquetas
,
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·