Domingo 23/04/2017. Actualizado 17:01h

·Publicidad·

Tribunas

María, Madre virginal de Jesús, en el islam

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Pilar Gonzalez Casado
Pilar Gonzalez Casado

Profesora Agregada a la Cátedra de Literatura árabe cristiana de la Universidad San Dámaso.

Más artículos de Pilar Gonzalez Casado »

El Corán narra dos veces la Anunciación (3, 45-47 y 19, 17-22). María le comunica al ángel su imposibilidad de concebir en razón de su virginidad: «¿Cómo puedo tener un hijo/muchacho si no me ha tocado mortal, ni soy una ramera?». Según el ángel, la omnipotencia divina es la razón por la que concebirá. María concebirá sin conocer varón, porque Dios crea lo que Él quiere y cuando decide que algo sea sólo es necesaria su Palabra para que llegue a ser. Esto es algo fácil para Dios. Otros versículos (21, 91 y 66, 12) sostienen que conservó su virginidad y que la gente de la Escritura, probablemente los judíos, la calumniaron (4, 156). Y el Libro no especifica más.

Los musulmanes acuden, junto a los cristianos, a los lugares marianos de Oriente para implorar la ayuda de la Virgen, como a la famosa Gruta de la Leche en Belén, cercana a la iglesia de la Natividad, o a la iglesia copta de Zeytún en El Cairo. Ven en ella a la mujer que Dios escogió y purificó sobre las mujeres del Universo (3, 42).Los comentaristas del Corán han dado varias explicaciones de la elección y la purificación de María: Dios la eligió porque su madre se la ofreció antes de que naciera (3, 35) y, como pasó su pubertad en el templo de Jerusalén (3, 37 y 19, 16-17), la purificó tanto físicamente, dispensándola de la menstruación para no contaminar el lugar sagrado, como espiritualmente, concediéndole una fe limpia de politeísmo. Está por encima de las demás mujeres porque tuvo un hijo sin varón. Algunos hadices ponen en el mismo lugar del paraíso a Fátima, la hija de Mahoma, y a María, mientras que otros sitúan en un lugar superior a la primera.

Musulmanes y cristianos proclaman la virginidad de María pero con diferentes significados. Los musulmanes no la relacionan con la maternidad divina de Jesús, concebido, según los cristianos, por obra del Espíritu Santo en el seno de la Virgen María como nuevo Adán que inaugura la nueva creación (Catecismo de la Iglesia Católica504). En el Corán, el nacimiento de Jesús es virginal porque nace sin padre y, por tanto, es fruto de un milagro divino. Pero lo nacido solo es humano, la expresión del poder creador de Dios, y no divino .La creación de Adán, sin padre ni madre, es una acción divina semejante a la creación de Jesús (Corán 3, 59 y 15, 26-30) que sólo fue sin padre. María es la figura femenina más relevante del Libro, que ni siquiera menciona a la hija del Profeta, y Jesús es el único varón a quien nombra  acompañado del nombre de su madre, es el hijo de María veintitrés veces de las veinticinco que lo nombra. Lo que puede considerarse una deferencia a María es, en realidad, la negación de la divinidad de Jesús, la afirmación de que es hijo de mujer y no Hijo de Dios. Veneran a María por haber recibido un milagro y no por ser la Madre virginal de Dios.

Es justo reconocer la devoción sincera de los musulmanes por María, signo de Dios para los hombres, según su libro sagrado (21, 91). Pero ni el respeto ni la estima hacia las religiones no cristianas ha de implicar el silencio del anuncio de Jesucristo, pues «la Iglesia piensa que estas multitudes tienen derecho a conocer el misterio de Cristo, dentro del cual creemos que toda la humanidad puede encontrar, con insospechada plenitud, todo lo que busca a tientas acerca de Dios, del hombre y de su destino, de la vida y de la muerte, de la verdad» (Evangelii nuntiandi 53). El misterio de María mana y conduce al del Hijo de Dios. Como cantaba Jorge de Montemayor, poeta del siglo XVI, y luego repitió José Luis Martín Descalzo en el XX, «Si una virgen ha parido, al que tiene Dios por nombre, ¿qué más gloria pide el hombre?».Es posible alcanzar plenamente la verdad sobre la Virgen, el Hombre y el hombre, pero el islam se conforma con atisbarla.