Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Hacen falta juristas canonistas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Daniel Tirapu
Daniel Tirapu

Más artículos de Daniel Tirapu »

He tenido la suerte de reencontrarme con tantos buenos colegas canonistas en las Jornadas de la Asociación española de canonistas, del 21 al 23 de abril en ICADE, Madrid. A vuela pluma ,expongo algunas ideas de las jornadas y de las necesidades de la Iglesia y de las Universidades en la docencia del Derecho Canónico y el Derecho Eclesíastico del Estado.

  1. En Italia, España y Alemania, por tradición universitaria la materia del Derecho canónico ha ocupado y ocupa un lugar en los planes de estudio de Derecho. En España el matrimonio canónico y las causas de nulidad tienen efectos civiles; la cuestión de personalidad jurídica, entes eclesiásticos, patrimonios y fundaciones, la protección de la libertad religiosa, las objeciones de conciencia, financiación de las confesiones religiosas, la Historia de las relaciones Iglesia-Estado, la asistencia religiosa para ejercer en situaciones especiales (hospitales, cárceles, escuelas) el derecho fundamental de libertad religiosa . Suponen un cuerpo cierto de legislación, de jurisprudencia española y europea, objeto de estudio. Entre colegas de otras materias somos mirados como “rara avis”en los estudios de Derecho, quizás por desconocimiento de nuestra especialidad. Que exige un conocimiento profundo del ordenamiento estatal y europeo y una especial sensibildad, para los ordenamientos jurídicos religiosos: canónico, derecho del Islam, derecho judío, etc.. En otros países estas materias son abordadas desde el Derecho constitucional, civil o administrativo. Pues el factor religioso siempre está presente en la realidad social y jurídica de todos los estados. Basta abrir el periódico todos los días.

  2. Alberto de la Hera, Lamberto de Echevarría, Pedro Lombardía, Javier Hervada, Rafael Navarro Valls, Bernárdez cantón, Suárez Pertierra, Llamazares, Mariano López Alarcón, Juan Fornés, Ibán , Martínez Torrón y tantos otros, ( perdonen no les cite a todos) desde losaos 60 tomando como ejemplo la canonística laica de Italia, modernizaron la docencia y la seria investigación del Derecho Canónico en la Universidad española ,abriendo las puertas al estudio del Derecho español, comparado y europeo a otras confesiones religiosas que no fuesen la Iglesia católica, centrándose en el estudio de la libertad religiosa, la libertad ideológica y el derecho delas confesiones religiosas. Todos ellos son juristas de reconocido prestigio en España y el ámbito internacional; han sido rectores en Universidades públicas, decanos de Derecho, cargos de Reales academias. Súarez Pertierra ministro de defensa y educación en tiempos recientes; Manuel Jiménez Fernández, ministro en la República, canonista , formó a su alrededor a políticos de la talla de Felipe González, en su cátedra de Sevilla. Han formado escuelas de alto prestigio de juristas civiles canonistas y eclesiasticistas, que ocupan cátedras y Titularidades por toda la geografía española.

  3. El Derecho canónico no es sólo cosa de hombres, de varones, mejor; Lourdes Ruano Espina es la actual presidente de la asociación española de canonistas; Carmen Peña, defensora del vínculo en Madrid y brillante profesora; María Elena Olmos, decana de la Facultad de Derecho de Valencia; María J Roca la mejor experta en derecho eclesiástico de Alemania en España y en Alemania; Zoila Combalía, quizás la que más sabe sobre Islam y libertad religiosa en España. Basta como muestra.

  4. Los actuales catedráticos y titulares, en los que me incluyo, estamos entre los 40 y 60 años de edad. Y hay un cierto gap generacional. Monseñor Arrieta manifestaba como Secretario del pontificio consejo para los textos legislativos, que hacen falta canonistas en la Iglesia y en la sociedad civil; con la Iglesia topamos Sancho y ahora con más confesiones religiosas. La Iglesia tiene un enorme reto jurídico para las trasparencia y el buen gobierno de unos 1.300 millones de católicos; si desea mantener la jurisdicción sobre matrimonios de católicos, necesita buenos operadores jurídicos: jueces, defensores del vínculo, abogados, administradores, asesores en las diócesis con un conocimiento serio del Derecho canónico, tan despreciado a veces pero implacablemente necesario, y de Derecho civil.

Como ejemplo de lo que digo, en religión confidencial, la entrevista a Rafael Palomino en el tema de la graciosa carta del alcalde podemita pidiendo la titularidad de Iglesias varias abriéndose a un amable diálogo directo con el Papa. Palomino con buen derecho y ley y canon en la mano le responde que está muy mal asesorado y que en tema de Derecho es un cateto.

Otro ejemplo la estupenda entrevista a Monseñor Arrieta sobre lo que el Derecho ayuda a la Iglesia universal, a las conferencias episcopales, Iglesias particulares, religiosos y fieles del mundo entero. Algo de culpa tiene Marta Santín Palacios, en la altura y la información de primera que ofrece religión confidencia. Gracias.

Para los jóvenes juristas de España o no tan jóvenes; la Iglesia necesita juristas serios, honrados y doctos. Vean si su dedicación profesional puede ir por ahí. Tendrán para vivir, malo si se forran, y servirán a la Iglesia y a la sociedad.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·