Domingo 20/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Es la Educación, amigos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Tiene razón el Ministro de Educación, Cultura y Deportes, José Ignacio Wert, cuando afirma que su ministerio es el de las ideas. El presente será de la economía, pero el futuro siempre ha sido de las ideas. Lo complejo es que hay que saber cuáles son esas ideas, cuál es la concepción de la Educación y de la Cultura. Éste sí que es un buen deporte periodístico nacional. Y un terreno especialmente sensible para la Iglesia.

Desde el minuto cero lo que a la Conferencia Episcopal Española le ha interesado del nuevo Gobierno, más allá de la preservación de los principios que están salvaguardados en los Acuerdos entre la Iglesia y el Estado, es la cuestión de la Educación, una asignatura pendiente, con toda probabilidad, desde la transición política española. Un asignatura dependiente de la ausencia de un pacto educativo. Y esto lo sabe Rajoy y parece que no se le escapa, ni se le olvida, a la agenda la cardenal Rouco en las conversaciones. Justicia es importante; Economía, no digamos. Pero la inversión más segura es la educativa.

Pues bien, un hombre clave en este proceso es Eugenio Nasarre, a la sazón el miembro de la Asociación Católica de Propagandistas más destacado en el nuevo arco parlamentario. Le avala su experiencia y la memoria de la Educación en España. Ahora parece que está en pleno proceso creativo. Es decir, que pinta mucho en la nueva configuración de las líneas de Educación del gobierno del PP. No debemos olvidar que, a la espera del nombramiento del Secretario, o Secretaria de Estado, el sub-secretario es una persona que sabe de estas delicadas sensibilidades, dado que ha trabajado intensamente con Jaime Mayor Oreja, adalid del discurso de los valores, y de los valores cristianos como raíz y razón, en el PP durante los últimos años.

Le toca al PP sentarse con la Iglesia, es decir, con los actores eclesiales implicados en estas materias, y confirmar que no sólo las estrategias y los recortes técnicos contribuyen a aumentar su crédito social. El PP se juega en la concepción antropológica subyacente a las medidas políticas, a los acuerdos en materia de Educación, mas allá de los estorbos de la Educación para la Ciudadanía y otras ingenierías sociales, mucho más de lo que imagina. No vaya a ser que, al final, todo se quede en buena voluntad y en despertar, por la razón que sea, a la fiera progresista, que está agazapada esperando el momento oportuno.

Y de cultura no hablamos. Quizá un poco más adelante.

José Francisco Serrano Oceja

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·