Jueves 08/12/2016. Actualizado 16:49h

·Publicidad·

Tribunas

Dominicos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Aún recuerdo cuando nuestro querido don José Ignacio Tellechea, en aquellas memorables noches del Colegio Hispano en Salamanca, nos hablaba de la finura de los dominicos franceses –elegantes, cultos, políglotas, viajados-, de su historia, de sus grandes obras de pensamiento, de teología, de espiritualidad. Y lo hacía muy cerca de uno de los conventos insignia de la Orden de Predicadores en España, el monumental San Esteban, que, por aquel entonces, albergaba una Facultad de Teología alternativa a la de la Conferencia Episcopal, aunque algunos de sus profesores fueran complementarios. En la juvenil tertulia participábamos muchos que admirábamos especialmente a los dominicos y que teníamos no pocos profesores y maestros dominicos. Cómo no recordar al P. Juan Luís Acebal. Pasado el tiempo, pongamos por caso, el ejemplo de ese perfil de dominico francés lo encontramos hoy en el Secretario de la Congregación para la Educación Católica, monseñor Jean-Louis Brugués. Don José Ignacio estaría completamente de acuerdo.

Difícilmente se entenderá la historia de la Iglesia sin la referencia a Santo Domingo de Guzmán y a los suyos. En el Capítulo General que se está celebrando en Roma han elegido al P. Bruno Cadoré, O.P., Provincial de Francia, nuevo Maestro General. De la biografía del nuevo Maestro destaca su experiencia misionera, dato que le une al Prepósito General de la Compañía de Jesús. En España, se está siguiendo el desarrollo del Capítulo gracias a los blogs de dos de los definidores y de algunos de los dominicos que están ayudando en la intendencia. Ocurrió ya en la Congregación General de los Jesuitas; eran más interesantes los blogs de los allí presentes que las crónicas oficiales.

Leo en uno de los blogs, en la entrada de la Víspera de la elección, lo que sigue: “Secretos de familia. De una familia bien avenida. Hoy he escuchado esta definición de los dominicos: “un grupo de hombres que están desunidos por el mismo ideal”. Tómenlo con humor. Interpreto: un grupo de varones, que teniendo un mismo ideal, una misma pasión, la de la predicación, se sienten libres bajo la gracia y respetan y potencian la personalidad y las cualidades de cada uno”.

José Francisco Serrano Oceja