Lunes 25/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

Dime a qué partido perteneces y te diré cuánta libertad de expresión tienes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Pedro María Reyes
Pedro María Reyes

Más artículos de Pedro María Reyes »

Muchos hemos visto con alivio la condena a Rita Maestre, portavoz del Ayuntamiento de Madrid,  porque nos parece que entrar en una capilla con actitudes provocadoras es una conducta que merece la intervención de los poderes públicos. Nos imaginábamos que sus camaradas de partido protestarían, pero lo que me ha sorprendido es que al defenderla usen tan abiertamente un doble rasero para medir la libertad de expresión.

Estos días hemos conocido que tres Obispos de la Comunidad de Madrid (los dos de Getafe y el de Alcalá de Henares) han publicado un documento criticando la Ley de esa Comunidad sobre Identidad y Expresión de género. En este caso, también era previsible la reacción de los partidos políticos que la promovieron. Lo llamativo es que el argumento que usan implica de un modo muy claro un doble rasero al medir la libertad de expresión.

Al parecer, entrar en una capilla en horas de culto en paños menores (o menos que eso) y gritar consignas tan pacíficas como "arderéis como en el 36" o "quitad vuestros rosarios de nuestros ovarios" es un ejercicio de sana libertad de expresión. Pero criticar una ley mediante un documento lleno de citas pontificias y múltiples argumentos filosóficos e incluso médicos y psicológicos, es "una auténtica falta de respeto al colectivo transexual y al conjunto de la ciudadanía", según el PSOE de Alcalá de Henares, o es merecedor de que se declare persona non grata al Obispo de Getafe, según propone IU de esa ciudad.

Es obvio que si con Rita Maestre hubieran aplicado la misma vara de medir, hace tiempo que sería oficialmente non grata en Madrid. La ausencia de sanciones políticas (e incluso el apoyo abierto de ciertas instituciones) lleva a pensar que para estos partidos la proclamación de los derechos fundamentales no son más que instrumentos para imponer su propia agenda. ¿Sería demasiado pedir que al menos disimularan un poco sus intenciones?. 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·