Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribunas

¿Derecho a defenderte de un insulto? Depende de si eres cristiano

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un artículo de...

Pedro María Reyes
Pedro María Reyes

Más artículos de Pedro María Reyes »

A estas alturas ya se ha escrito mucho sobre la exposición blasfema de Pamplona. Gracias a Dios, la performance más polémica, que incluía la exhibición de más de 200 Hostias consagradas formando la palabra “pederastia”, ya ha sido retirada. Lo cual ha sido ocasión para que el Ayuntamiento de Pamplona decidiera hoy continuar con la exposición, al no estar presente ya el elemento más criticado. El alcalde pamplonés ratificó el pasado martes su «compromiso con la defensa de la libertad de expresión como principio democrático básico» y reconoció «el derecho a la creación artística». Una concejal, además, calificó de ultras y fanáticos a las miles de personas que pacíficamente se manifestaban a la puerta del Consistorio.

Esta actitud contrasta con otra polémica exposición, en este caso en Italia. En Florencia, hace apenas unos días, salió a la luz que un colegio público decidió suspender una visita a una exposición en que se mostraban diversas obras religiosas cristianas (entre ellas La crucifixión blanca, de Marc Chagall, una de las representaciones de Cristo preferidas por el Papa). ¿El motivo? Temían herir la sensibilidad de los no cristianos, un eufemismo con el que se nombraba a los musulmanes, los cuales al parecer son muchos en ese centro académico. Esta postura fue tan criticada que el colegio dio marcha atrás y prometió programar otra vez la visita.

En estos dos casos se impuso el sentido común, al menos en parte. Lo que me preocupa es que paulatinamente se está introduciendo en los poderes públicos un doble rasero para medir el derecho a la libertad religiosa: si uno es cristiano, no tiene derecho a tener sensibilidad. Al contrario, se da preferencia a la libertad de expresión incluyendo la ofensa a las creencias más íntimas. Y si te manifiestas para protestar, te insultan desde las instancias públicas, con lo cual te niegan hasta el derecho a protestar. Pero si uno pertenece a otra religión, serán las instancias públicas las que asumirán tu defensa ante cualquier agravio, por pequeño que este sea, y aunque provenga de los más renombrados artistas.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·